Viernes, 19 septiembre , 2014
Tags Posts tagged with "Subvención a los hidrocarburos"

Subvención a los hidrocarburos

tiene que descontarse lo que vende porque no le está dando a la gente el total subvencionado, no le está dando gratis, el consumidor está comprando a un precio y solamente la diferencia es la subvención

El investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), Carlos Arce, sostuvo que el gobierno no muestra el verdadero costo que representa la subvención a los hidrocarburos. Arce dijo que el monto es inferior al señalado por el gobierno, por la importación de carburantes, ya que los mismos son vendidos a la población y no regalados.

“Cuando el gobierno da una cifra de subvención solamente lo que hace es multiplicar la cantidad del déficit de un producto por el precio de importación, y dice ‘toda la importación es subvención’, lo que no es correcto, porque una vez que el gobierno importa a 100 dólares el barril, por decir algo, y aquí va a vender a un precio de 80, tiene que descontarse lo que vende porque no le está dando a la gente el total subvencionado, no le está dando gratis, el consumidor está comprando a un precio y solamente la diferencia es la subvención”, indicó el investigador.

En el libro Gasolinazo: subvención popular al Estado y a las petroleras, publicado en 2011, el CEDLA hace un cálculo del gasto real que realiza el gobierno en la subvención de carburantes.

“… Si entendemos como valor real del subsidio el monto que finalmente erogará el TGN para mantener equilibrado el precio de combustibles en el mercado interno, encontraremos que la importación de diesel al precio ponderado de 92,18 $US/Bbl habría superado los 560 MM$US. Si asumimos, además, que el 100% del diesel se comercializa al precio nacional de 3,72 Bs./L, encontraremos que por la venta de este diesel en el mercado interno se recaudarán algo más de 370 MM$US, quedando un subsidio neto de 197 MM$US”, se lee en la página 89 de la publicación.

En el caso de la gasolina especial indica que “la investigación ha calculado un monto máximo por importación de 74,82 MM$US y un monto de 25,56 MM$US para el subsidio neto a la importación de este combustible”.

El precio internacional del litro de gasolina para Sudamérica está en $us1.27 (Bs8.86) y el del diesel en $us1.32 (Bs9,21), lo que deja una diferencia Bs5,12 y Bs5,49 respectivamente para la subvención. Los datos fueron tomados de la página de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH). En el mercado nacional el litro de gasolina se comercializa en Bs3,74 y el diesel a Bs3,72.

Precio internacional

Arce indicó que pese a que el precio del barril de petróleo se mantiene congelado en $us27 dólares en el país, las empresas petroleras siguen ganando ya que los costos de producción de los hidrocarburos líquidos están muy por debajo de esa cifra.

“El productor no está produciendo a los 27 dólares, está produciendo a 6 dólares el barril y está ganando una cantidad equis. Descontándole impuestos, pagos de IDH, etc., se calculaba que aquí más o menos ganaba como 11 dólares por barril”, indicó.

El gobierno señaló que el monto de la subvención a los hidrocarburos líquidos se irá reduciendo paulatinamente a medida que aumente la producción de los mismos. El ministro de Economía, Luis Arce, declaró que para esta gestión el gasto de subvención será menos a los $us922 millones presupuestados. El presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas, adelantó que en 2016 Bolivia será autosuficiente en la producción de gasolina.

Subvención

El investigador del CEDLA aclaró que la subvención, como concepto, se refiere a vender un producto por debajo del costo o al costo, con el propósito de que las personas accedan al mismo. Siendo Bolivia productora de gasolina, y de lograr su autosuficiencia el 2016, puede mantener el precio interno en los niveles actuales, sin que eso signifique que haya pérdidas por tener diferencias con el precio internacional. Subrayó que indexar la gasolina y el diesel al precio internacional sólo significará “aumentar la renta” a los petroleros en favor de “ganancias extraordinarias”.

“No se tendría por qué indexarlo al precio internacional si somos dueños de los hidrocarburos, lo que está haciendo el gobierno cuando está subvencionando es vender a un precio al que pueden acceder las personas al comprar un producto, pero no está perdiendo el productor. Sobre esa ganancia que ya tienen aún con el precio de 27 dólares, lo que quieren los petroleros es que se restituyan las súper ganancias que tenían antes, cuando no estaba congelado el precio del barril, pero no quiere decir que están perdiendo, porque su costo es muy bajo, entonces sobre ese precio interno donde ya había ganancia, fijar un precio internacional es fijar una renta, es decir, pagar una ganancia extraordinaria”, indicó.

Contrabando

Arce reconoció que un precio bajo de los carburantes, en el mercado interno, significa un riesgo ya que los contrabandistas aprovechan esa oportunidad para venderlo en países de la región donde el costo es más elevado, aunque indicó que el problema pasa por la ausencia de un registro que permita contabilizar cuál es el consumo real de gasolina y diesel en el país.

“Yo creo que no está bien medido el consumo de la gasolina, mucho de esto que se dice que va de contrabando posiblemente se esté gastando internamente; hay que ver la cantidad de autos chutos, sobre todo en las áreas rurales, que están utilizando gasolina, pero como no hay registros porque el famoso B-sisa ha fracasado, venden sin placa sin registro, hay una cantidad enorme de gasolina y derivados que se estarán utilizando, pero que no están contemplados en los registros”, apuntó.

Señaló que para concretar el contrabando de combustible, como señala el gobierno, se necesita más que el uso de “biberones” y “botellas” para sacar ingentes cantidades de carburantes líquidos.

“El gobierno dice que hay una cantidad enorme (de carburantes) que sale al exterior, en botellitas, en biberones, pero si uno ve el volumen que sale por contrabando, esa cantidad sólo podría ser exportada por contrabando en camiones cisternas, son miles de camiones cisternas al año que tendrían que sacar esa cantidad, en biberones es imposible que salga tanto”, afirmó.

Ilustración: El Deber
Ilustración: El Deber

Boris Santos Gómez ÚzquedaBoris Santos Gómez Úzqueda

Bolivia es una potencia en reservas de gas natural (convencionales como shale-gas) con posición económica-energética envidiable en el Cono Sur.

En tanto no se cambie el paradigma: de ser simple exportador de gas (materia prima) a ser un país con industrias de agregación de gas en valor agregado (industrialización, por ejemplo conversión de gas a diésel combustible que se procesa a partir del petróleo o desde el gas natural), Bolivia seguirá perdiendo dinero en subvenciones.

Técnicamente, Bolivia produce poco diésel a partir del petróleo, cuando de cambiar la matriz de pensamiento y con adecuadas inversiones podría producir mucho diésel a partir del gas. Ahora, hay importaciones y se paga precios internacionales por barril, para venderlo a menor precio en el mercado interno, lo que genera pérdidas fiscales.

La subvención crea desequilibrios fiscales en el país: se hacen boquetes al Tesoro y es dinero poco menos que “quemado”. En 2012, Bolivia importó diésel a un costo impresionante de 880 millones de dólares, habiendo una subvención (para el mercado interno) de casi 508,2 millones de dólares.

Esas cifras, para Bolivia, adquieren otras magnitudes dado el tamaño del país (10 millones de habitantes y un mercado industrial y de negocios no muy desarrollado).

La demanda interna de diésel va siempre en crecimiento, pero no los proyectos para cubrir demanda. Por supuesto que las grandes industrias de gas o petróleo, que funcionan perfectamente en Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes, Arabia, Japón, China o Estados Unidos, aún no han logrado afianzarse en América Latina, menos en Bolivia, cuya imagen en el mundo de los negocios no es muy alentadora dada nacionalizaciones/confiscaciones que han sido sometidas inversiones internacionales en éstos últimos años.

La solución para Bolivia, recomendada por analistas y expertos, es ingresar a la era de tecnología de conversión GTL (gas to liquids tech o gas a líquidos) como por ejemplo en Qatar. La ausencia de exploración de territorio, baja producción y cero industrialización obedece además a la falta de una nueva LH Ley de Hidrocarburos que esté sustentada en una NPE Nueva Política Económica de largo plazo y que el Estado tenga socios internacionales: faltan proyectos específicos para energía (público-privados).

Mientras no haya una LH que incentive a compañías internacionales, nacionales y a inversionistas a destinar capitales en exploración no despegará el negocio de la energía en Bolivia.

Una nueva mentalidad en negocios de hidrocarburos pondría a Bolivia a generar ingresos importantes para el estado: impuestos y regalías, ingresos vía rentabilidad: el estado será un socio más del proyecto GTL junto a capitales externos que recibirían dividendos vía exportación de diésel a mercados altamente industriales como Brasil y Chile.

En 2013, las subvenciones llegaron a 1.060 millones de dólares, cifra espectacular considerando niveles de pobreza, baja educación y pobre infraestructura en el país. Una barbaridad porque Bolivia es país gasífero: parte del gas hay que convertirlo a diesel! La economía energética no puede estar sometida a caprichos neopopulistas, sino ser ágil y atenta al mercado.

Boris Santos Gómez Úzqueda es Analista de energía del sector privado. 

Twitter: @bguzqueda

Fotomontaje. Evo Morales (izquierda), Hugo Banzer (†) (derecha).
Fotomontaje. Evo Morales (izquierda), Hugo Banzer (†) (derecha).

(Economía Bolivia).- Desde el improvisado y fallido intento de “gasolinazo” en 2010 el Ejecutivo ha venido dando muestras de que la decisión de acabar con la política estatista de subvención a los hidrocarburos, comenzada por Hugo Banzer en 1997, ya está tomada y que solo falta especificar el día en que será efectiva.

Arce Catacora en una entrevista en agosto de 2013 aseguró que esta subvención está garantizada solo hasta 2014, y, recientemente, en un seminario en la ciudad de Cochabamba, el mismo ministro aseveró que la economía nacional se encuentra en el mejor momento para soportar una medida de estas características.

Ayer, el propio Evo Morales también dejó un recado que apoya la tesis de que esta decisión ya está tomada: “el exceso de subvención a carburantes hace daño a la economía”; aseveró el presidente, en una declaración que sigue la línea del discurso de Arce Catcora, que en varias ocasiones también calificó a esta subvención como un “daño económico al Estado”.

La lógica y las señales que han venido dando importantes autoridades invitan a pensar que una medida de estas características pudiera ser adoptada durante el período post electoral, vale decir en 2015.

Terminar con esta subvención, seguramente, le costará muchos puntos de popularidad a un eventual nuevo gobierno del MAS y también varios detractores; ya que esta sería una medida discordante con su ideología estatista, más acorde al libre mercado y cercana al libreto de recomendaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Arce Catacora durante un seminario con estudiantes de la Facultad de Economía de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) donde anunció la medida. Foto: Rubén Rodríguez, Diario Opinión de Cochabamba
Arce Catacora durante un seminario con estudiantes de la Facultad de Economía de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) donde anunció la medida. Foto: Rubén Rodríguez, Diario Opinión de Cochabamba

(Economía Bolivia).- Nos es la primera vez que el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce deja entrever que la era del combustible barato está llegando a su fin.

Ayer, en la ciudad de Cochabamba, Arce señaló que la economía boliviana está entrando en una etapa económica que hará factible retirar la subvención de algunos productos.

Estas declaraciones fueron realizadas en el marco de un seminario con estudiantes de la Facultad de Economía de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS).

“Mejor temprano que tarde, ahora que estamos bien económicamente, vamos a aguantar esta subida”, dijo Arce Catacora.

El ministro no reveló la fecha exacta en la cual la subvención a los hidrocarburos quedará sin efecto; sin embargo, dejó entrever que esta decisión ya está tomada y la justificó argumentando que la esta constituye un daño económico al Estado.

“Es un daño de más de mil millones de dólares en subvencionar a quienes pasean en sus vehículos con sus radios y música al más alto volumen”, agregó.

No solo se quitará la subvención a los hidrocarburos: El pan, el pollo, la harina y la soya están en la mira

“Hay subvenciones que en función del incremento del ingreso que se tenga se van a poder levantar. Por ejemplo, es el caso del pan a través de la harina, el pollo con la soya subvencionada”, indicó.

Arce aclaró que la medida será tomada cuando las rentas de las personas alcancen un nivel que permita soportar tal medida

“Para que puedan pagar poco a poco los precios reales que serán establecidos” explico el funcionario.

feria autos Bolivia

Para aliviar la subvención de carburantes, el Gobierno aplica una serie de medidas para la utilización de gas, por ser la principal materia prima de Bolivia, en la perspectiva de cambiar la matriz energética.

El Diario.- La subvención de hidrocarburos le cuesta al país alrededor de $us 1.000 millones al año, según información oficial y el techo presupuestario para el 2014 no superará los $us 950 millones, debido a una serie de medidas destinadas a incentivar el uso de gas natural, para reemplazar a la gasolina y el diésel, productos importados.

Debido a la ilícita actividad del contrabando, un 30% del total de la subvención a los hidrocarburos beneficia a los países vecinos, incluyendo el tráfico de Gas Licuado de Petróleo (GLP), especialmente al Perú.

El 5 de febrero pasado, mediante el decreto 1889 se estableció aplicar un Impuesto a los Consumos Específicos (ICE) de cero por ciento (0%) para la importación de vehículos originalmente fabricados para utilizar Gas Natural Vehicular (GNV) como combustible de manera exclusiva.

Se estima que el Estado entre 2008 y 2013 dejó de percibir Bs 209 millones por concepto de ICE, por la incorporación de Kits de GNV a vehículos de gasolina en zona franca, con el fin único de obtener rebajas tributarias, pero que al ser internados al mercado interno eran reconvertidos para su uso a gasolina, incrementando el presupuesto asignado a la subvención de dicho combustible.

MÁS AUTOS A GAS

La Entidad Ejecutora de Conversión a Gas Natural Vehicular (EEC-GNV) realizó 34.359 conversiones gratuitas a GNV, logrando el 100.8% de la meta programada para el 2013. El programa de Recalificación y/o Reposición de cilindros alcanzó el 110% con 4.923 recalificaciones.

Los propietarios de vehículos públicos, privados y estatales fueron beneficiados con ambos programas en los departamentos de La Paz, Santa Cruz, Cochabamba, Sucre, Oruro, Potosí y Tarija.

Desde su creación, el 20 de octubre de 2010, la EEC-GNV realizó 81.676 conversiones gratuitas a GNV. El uso de GNV como combustible primario reduce los costos de operación de los beneficiarios en más de 50% y también aporta a lreducir la subvención que el Estado otorga a los combustibles líquidos como la gasolina.

PLANTAS

De 2009 hasta inicios de 2014, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) invirtió más de $us 685 millones en la mejora de capacidad de procesamiento de gas natural en once plantas de procesamiento de gas natural, informó el 2 de febrero el presidente de la estatal petrolera, Carlos Villegas Quiroga.

Se trata de trabajos de ampliación en Tacobo, San Antonio, Margarita, Yapacaní y la construcción de la nueva planta de procesamiento de gas natural Itaú. “Hemos invertido estos últimos años en las once plantas $us 685 millones y ahora tenemos una capacidad de procesamiento de 97 millones de metros cúbicos por día (MMmcd)”, manifestó Villegas.

Para 2014 la estatal petrolera programó una producción de gas natural de 67 MMmcd y se tendrá una capacidad de procesamiento de 97 MMmcd en el mismo año. “Los aumentos de producción que van a venir en el transcurso de estos próximos meses y años ya no necesitan de capacidad de procesamiento porque hoy en día en el país lo tenemos”, destacó.

GNC

El viceministro de Industrialización, Comercialización, Transporte y Almacenaje de Hidrocarburos, Álvaro Arnez, anunció en enero que avanza el proceso de implementación del Gas Natural Comprimido (GNC) para fortalecer el cambio de matriz energética en regiones alejadas del área urbana.

El 20 de marzo de 2013, a través del Decreto Supremo No. 1539, se aprobó la normativa para la compresión y descompresión en la actividad del GNC, con esta normativa se unen estos dos eslabones del proyecto. Los decretos han sido consensuados entre el Ministerio de Hidrocarburos y Energía, YPFB y la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).