Sábado, 30 agosto , 2014
Tags Posts tagged with "precios de las materias primas"

precios de las materias primas

ANF.- La cotización de la moneda nacional frente al dólar se modifica en función a variables internacionales y el Banco Central de Bolivia (BCB) tiene la facultad de incrementar o bajar 10 puntos para este año, informó este lunes el ministro de Economía, Luis Arce.

“En nuestro Presupuesto General del Estado (PGE-2014) que hemos enviado a la Asamblea Legislativa Plurinacional siguen los mismos más menos 10 puntos básicos en los que se puede mover con soltura el Banco Central de Bolivia (BCB) para responder a lo que pueda ocurrir con el escenario internacional”, enfatizó.

Desde hace dos años, dos meses y 26 días el tipo de cambio en el país no se modificó. El 1 de noviembre de 2011, el BCB, a través de un comunicado de prensa, informó que realizó la apreciación del boliviano al bajar la cotización de Bs 6,97 a Bs 6,96 para la venta y Bs 6,87 a Bs 6,86 para la compra.

“Hasta el año pasado no hemos visto ninguna necesidad de modificar el tipo de cambio porque si bien ha habido varias devaluaciones de algunos de otros países, han habido apreciaciones, pero también inflaciones en que han hecho posible que nuestro tipo de cambio se mantenga estable”, aseguró.

La autoridad aclaró que “no quiere decir que nuestro tipo de cambio es fijo, esto puede subir como puede bajar”. El tipo o tasa de cambio entre dos divisas es la tasa o relación de proporción que existe entre el valor de una y la otra.

En el tema de los tipos de cambio se debe considerar la evolución de las tasas de inflación de los países vecinos y con aquellos que se tienen relaciones comerciales. Además se toma en cuenta el comportamiento de los tipos de Brasil, Argentina, Uruguay y de otras naciones de la región.

El 27 de octubre de 2013, el ministro Arce, después de una entrevista ofrecida a la Red Patria Nueva, mencionó que la estabilidad del tipo de cambio generó seguridad a los bolivianos para realizar gastos e inversiones.

Vista panorámica de la ciudad de Cochabamba. Foto: Cochalomayer, Wikicommons
Vista panorámica de la ciudad de Cochabamba. Foto: Cochalomayer, Wikicommons

Los términos de intercambio caen en Bolivia en tres décadas

Pese al boom de los precios internacionales, la producción del país y los millonarios ingresos por las ventas de gas, el valor de compra de nuestras exportaciones llega solamente a 92 considerando el año base de 1.980 como 100

El Diario.- Desde 1.980 los términos de intercambio comercial cayeron sostenidamente durante los tres últimas décadas para Bolivia registrando el 2012 un índice de 92 puntos porcentuales. Los datos oficiales consideran a 1.980 como el año base con valor de 100 y es a partir de esa referencia que se puede calcular si un país ha perdido o ganado en cuanto al valor de compra de sus exportaciones.

Esto quiere decir que el valor del intercambio de Bolivia con sus socios comerciales en vez de superar el valor de 1.980, a la fecha ha perdido 8 puntos porcentuales y el indicador se coloca en 92 puntos porcentuales.

Pese al buen momento de los precios internacionales de los últimos años los productos de exportación, incluido los hidrocarburos, minerales y exportaciones no tradicionales, éstos no lograron superar los valores de los años 80. La percepción de que en Bolivia se acaba la “bonanza económica” que cotidianamente es parte del discurso oficial, gana cada vez más terreno no solamente en los medios de análisis privados, sino en profesionales de la economía.

El ministro de Minería, Mario Virreira, confirmó esta percepción de los empresarios privados y de economistas habiendo señalado hace poco que los minerales que exporta el país sufrieron en los dos últimos años una caída de 25 por ciento debido a la crisis internacional.

PRONÓSTICO DEL FMI

Según el pronóstico del Fondo Monetario Internacional (FMI), el crecimiento mundial será este año 3.7 porciento y se elevará ligeramente a 3.9 por ciento el 2015. El FMI en su informe Perspectivas de la Economía Mundial de enero 2014 también anticipó la caída de la cotización internacional del petróleo en 0.3 por ciento este año y el 2015 una baja de 5.2 por ciento, es decir 17 veces más respecto de la baja esperada el 2014. La cotización esperada del barril de petróleo en 2015 sería de $us 98.47.

El economista José Luis Evia anticipó durante el reciente congreso de la Cámara Nacional de Comercio en diciembre pasado, la declinación de la balanza comercial y del superávit fiscal, señalando que las exportaciones mineras a octubre pasado declinaron 4.5 por ciento y las exportaciones no tradicionales en 5.7 por ciento, mientras que las exportaciones petroleras crecieron en 16.3 por ciento. En ese ámbito, Evia anticipó el fin de la “bonanza económica de Bolivia”, por lo signos que presenta.

RECOMENDACIONES

El presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (Ibce) José Luis Landívar, dijo que “Bolivia mantuvo un comportamiento macroeconómico notable el 2013, y en términos comerciales, alcanzó nuevos máximos tanto en exportaciones como en importaciones. No obstante, la gestión pasada también demostró que el país ingresó a una fase declinante del benéfico “efecto precio” en sus ventas externas, por el inicio del agotamiento del super-ciclo económico mundial, siendo prueba de ello la abrupta caída de las exportaciones de minerales”.

Landívar propuso varias recomendaciones al Gobierno para encarar la declinación del “superciclo económico” del país. “Siendo Bolivia altamente dependiente y vulnerable de las fluctuaciones de los precios de los commodities (productos básicos) en el mercado internacional, se propone un decálogo de acciones que permita contar con políticas comerciales reactivas y preventivas a fin de apuntalar la economía nacional”, dijo.

BASE PRODUCTIVA

Una de las recomendaciones del directivo del IBCE se refiere a la necesidad de preparar a Bolivia para la fase declinante del “super-ciclo económico” ampliando la base productiva y las “cadenas productivas” (clusters) para diversificar las exportaciones no tradicionales del país, incrementando su valor agregado y su sostenibilidad en el tiempo”, añade que “pensar que se puede vivir por mucho tiempo más dependiendo sólo de los hidrocarburos y minerales, sería un lamentable error”.

MILLONARIOS INGRESOS

Según un reporte oficial de la estatal petrolera YPFB, entre 2006 y 2013, período que abarca el proceso de nacionalización de los hidrocarburos, el Estado boliviano obtuvo ingresos históricos de $us 22.344 millones por la renta petrolera.

En la gestión 2013, se obtuvo un renta petrolera de $us 5.586 millones, de la cual por impuestos upstream (exploración y explotación) y otros se recaudó $us 850,1 millones, por patentes $us 11,4 millones, participaciones YPFB $us 1.154,80 millones, regalías $us 1.254,40 y por el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) se percibió $us 2.314,80 millones.

La información fue socializada el pasado jueves por el presidente de YPFB, Carlos Villegas, durante la Audiencia final gestión 2013 e inicial 2014 de Rendición Pública de Cuentas, organizada por el Ministerio de Hidrocarburos y Energía, dice el reporte.

ANF.- Cada familia recibe una subvención de al menos Bs 2.700 en diferentes tipos de consumo que realiza al año y, aunque los bolivianos no lo perciban, mejora la calidad de vida de estos, mencionó el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora.

eco“Hay subvenciones que la gente no percibe, lo ha mostrado el presidente (Evo Morales), la subvenciones han alcanzado más o menos 2.700 bolivianos por familia que cada año le ahorramos a las familias y, por tanto, ese dinero que podrían haberlo destinado a este consumo lo destinan a otro tipo de dispendio que mejora la calidad de vida de los bolivianos”, manifestó en entrevista con la red Unitel.

Afirmó que la medida aplicada es la correcta y aseguró que se deben profundizar las políticas redistributivas del ingreso de los bolivianos, como el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

El Ejecutivo estimó que en esta gestión el desarrollo económico alcanzará el 6,5%.

La semana anterior, Luis Arce informó que el Gobierno destinará a lo largo de esta gestión no más de Bs 500 millones para subvencionar los alimentos en el país, el cual fue contemplado en el Presupuesto General del Estado (PGE 2014).

La autoridad resaltó que las medidas aplicadas por el Ejecutivo hasta el momento son el resultado del modelo económico social comunitario.

Dijo que, a diferencia de los países europeos y EEUU, que atravesaron por una crisis que contagió a los países de América Latina, Bolivia se mantuvo con un crecimiento constante

El super-ciclo de precios altos de materias primas que beneficiaron al país en los últimos años está concluyendo según el FMI.

El Diario.- La repetitiva e insistente comparación que realiza el presidente Evo Morales, durante sus mensajes al país, con la gestión 2005 (antes de asumir su primer mandato), es injusta e imprecisa porque no toma en cuenta que los precios internacionales de las materias primas de ese entonces eran mucho más bajos que los actuales, explicó el economista José Luis Evia.

Por otra parte, tampoco se toma en cuenta que la gran cantidad de recursos con los que cuenta el país y que le dan una fortaleza económica envidiable, provienen de la producción de pozos gasíferos perforados hace más de diez años (época neoliberal) y no de nuevos descubrimientos hidrocarburíferos.

Según el portal preciopetroleo.net, el año 2005 el precio del barril de petróleo West Texas Intermediate (WTI) costó entre $us 56.5 el barril, mientras que el 2013 el promedio anual se ubicó en $us 99.98.

“Es injusta porque hay que tomar en cuenta que en los últimos años han subido los precios internacionales de las materias primas, y los precios de venta del gas boliviano tienen relación con el precio internacional del petróleo, las condiciones externas son muy diferentes”, reiteró.

El precio del gas boliviano para el mercado brasileño, el principal comprador del país, es resultado de la fórmula de ajuste acordada según la variación del precio de tres tipos de fuel oil.

Agregó que los precios de los minerales en los últimos años, también beneficiaron al país, aunque se percibió una fuerte caída, la pasada gestión.

COMPARACIÓN VÁLIDA

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de Industrias Mario Yaffar, calificó de válida la comparación reiterativa que realiza el presidente Morales, a tiempo de calificar el mensaje al país de 4 horas y 38 minutos del miércoles como “demasiado largo”.

“Es una forma de expresar los datos, válida porque está contrastando información de un periodo con otro, mientras sean datos verdaderos es una forma válida de comparar una gestión con otra, aunque sea repetitiva, ahora el análisis de esa información es otra cosa”, manifestó.

Agregó que el mensaje presidencial fue demasiado extenso. “Muy largo. Estuvo cargado de mucha información, eso es valioso para quienes nos interesa el tema económico, se ha hablado mucho de la industrialización de las empresas públicas, pero no del sector industrial manufacturero, al momento estamos haciendo un análisis al respecto”, acotó.

FIN DEL CICLO ALCISTA

Si bien la economía boliviana depende de las materias primas, el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su actualización de Perspectivas de la Economía Mundial- Enero-2014, presentada el pasado martes, proyecta una caída en el precio del petróleo para las gestiones 2014 (-03)y 2015 (-5.2).

“El precio promedio del petróleo fue $us 104.11 en 2013; el precio supuesto en base a los mercados de futuros es $us 103,84 en 2014 y $us 98,47 en 2015”, señala el informe.

A esto se suma los hallazgos de nuevas reservas y yacimientos de hidrocarburos en Argentina y Brasil, los principales compradores de Bolivia.

Siendo el país altamente dependiente y vulnerable de las fluctuaciones de los precios de los commodities en el mercado internacional, el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) propuso esta semana una serie de acciones que permitan contar con políticas comerciales reactivas y preventivas a fin de apuntalar la economía nacional.

“La pasada gestión también demostró que el país ingresó a una fase declinante del benéfico efecto precio en sus ventas externas, por el inicio del agotamiento del super-ciclo económico mundial, siendo prueba de ello la abrupta caída de las exportaciones de minerales”, señaló José Luis Landivar, presidente de la entidad.

Vista panorámica de la ciudad de Cochabamba. Foto: Cochalomayer, Wikicommons
Vista panorámica de la ciudad de Cochabamba. Foto: Cochalomayer, Wikicommons

El Diario.- Siendo Bolivia altamente dependiente y vulnerable de las fluctuaciones de los precios de los commodities en el mercado internacional, el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) propone una serie de acciones que permitan contar con políticas comerciales reactivas y preventivas a fin de apuntalar la economía nacional, expresó el presidente de la entidad, José Luis Landivar.

“Bolivia mantuvo un comportamiento macroeconómico notable el 2013, y en términos comerciales, alcanzó nuevos máximos tanto en exportaciones como en importaciones. No obstante, la gestión pasada también demostró que el país ingresó a una fase declinante del benéfico efecto precio en sus ventas externas, por el inicio del agotamiento del super-ciclo económico mundial, siendo prueba de ello la abrupta caída de las exportaciones de minerales”, señala Landivar.

El presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), José Luis Landivar. El Diario
El presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), José Luis Landivar. El Diario

El IBCE advierte que se deben establecer las bases que permitan mejorar drásticamente la competitividad del país a todo nivel, a través de “políticas de Estado” y no sólo de Gobierno, que posibiliten cumplir la Agenda 2025.

“Los actores productivos del país, sean grandes, medianos o pequeños, deben formar parte de las decisiones que permitan incrementar la producción de bienes y servicios con valor agregado, tanto en función del mercado interno como para hacer de Bolivia un proveedor confiable a nivel mundial”, indicó.

Añade que es urgente resolver los problemas internos que limitan el despegue del sector manufacturero y agroindustrial del país, entre ellas, medidas que incentiven la inversión: mejorar la seguridad jurídica; el levantamiento de restricciones a la exportación; permitir el uso de nuevas tecnologías (biotecnología); y, la búsqueda de mercados competitivos y complementarios a su oferta real y potencial.

PREPARAR A BOLIVIA

La entidad hace énfasis en que se debe preparar a Bolivia para la fase declinante del “super-ciclo económico”. “Por años el IBCE ha venido advirtiendo sobre la necesidad de ampliar la base productiva y las cadenas productivas (clusters) para diversificar las Exportaciones No Tradicionales del país, incrementando su valor agregado y su sostenibilidad en el tiempo, a través de la producción socialmente responsable y respetuosa del medioambiente. Pensar que se puede vivir por mucho tiempo más dependiendo solo de los hidrocarburos y minerales, sería un lamentable error”, añade el representante.

Explica que se debe potenciar la lucha contra el contrabando y revalorización del mercado interno. “El contrabando alienta la competencia desleal en contra de los productores y comerciantes legalmente establecidos. Se precisa medidas valientes y urgentes que sensibilicen a la opinión pública involucrándola para combatirlo frontalmente”.

Recomienda al Estado a alentar los emprendimientos privados de todo tamaño, de manera que sea posible generar una mayor cantidad de empleos de calidad y sostenibles en el tiempo, pero además, con responsabilidad social. “Mientras más bienes y servicios se produzca, habrá menos posibilidades de inflación, al garantizarse el abastecimiento del mercado interno”´, señaló.

PROMOCIÓN EXTERNA

“De igual manera que la generalidad de países, trabajar constantemente para fortalecer sus estructuras de promoción comercial externa, a través de la asignación de ingentes recursos la institucionalidad pública que trabaja en la promoción de la oferta exportable boliviana debe ser urgentemente mejorada, lo que llevará a mejorar la inserción internacional del país en un mundo cada vez más globalizado”, indicó.

Landivar siguiere resolver las limitaciones de la logística, tramitología y el transporte para el comercio exterior. Prevenir que el incremento de la producción agropecuaria y agroindustrial del país para la exportación. Mejorar la débil infraestructura vial que une los centros de acopio agrícola con las zonas productivas, así como las principales vías de salida/ingreso de mercancías. “El crecimiento del país viene siendo frenado, siendo esta una de las causas, lo que se debe resolver de la forma más rápida posible”, dijo.

Además señaló que se precisa mejorar continuamente las capacidades técnicas de los funcionarios de las entidades públicas relacionadas a la actividad productiva y comercial del país, avanzando al uso de elementos tecnológicos innovadores, para dar agilidad a los trámites de exportación e importación y fomentar la educación, el conocimiento, la tecnología, la creatividad y la innovación.

“Bolivia debe aprovechar la creciente tendencia en gustos y preferencias de los consumidores en mercados altamente competitivos, relacionados a la producción orgánica, la responsabilidad social empresarial, el uso de materiales sustentables y que protejan el medioambiente. Este aprovechamiento debe ir ligado a la negociación de Acuerdos Comerciales con importantes mercados como EEUU, Unión Europea, Corea del Sur, Japón, entre otros”, aconsejó.

Por último¨, explica que se debe fomentar el turismo interno y receptivo haciendo ingentes esfuerzos para mejorar los accesos hacia los centros turísticos, promocionar vigorosamente los atractivos de todo el territorio nacional y generar polos de desarrollo turístico que a través de programas bien planificados deriven en importantes ingresos para las regiones involucradas.

DEMANDA INTERNA

El ministerio de Economía y Finanzas Públicas sostiene que si Bolivia basara la expansión de su PIB, solamente en la exportación de materias primas, no hubiera alcanzado un crecimiento sostenido de su economía en los últimos años.

“La demanda interna sigue siendo el motor que impulsa el crecimiento económico boliviano. Prueba de ello es su incidencia de 5,2 puntos porcentuales (pp), dato preliminar, en la expansión de la economía nacional de 6,6% registrado en el primer semestre de 2013; en tanto que las exportaciones netas sólo aportaron 1,3 puntos porcentuales”, sostiene esta cartera de Estado a través de una nota de prensa.

“Mientras los precios de las materias primas en el exterior se venían abajo en 2009, en parte como consecuencia de la crisis financiera internacional estallada un año antes, la economía de Bolivia crecía un 3,4%, precisamente, gracias a la capacidad de su mercado interno”, asegura el Gobierno.

Gabriela Encinas

Gabriela Encinas, BoliviaGabriela Encinas  

Análisis económico de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba

El país ha experimentado una etapa de crecimiento sostenido e indicadores positivos en materia económica. El Producto Interno Bruto (PIB) creció en promedio anualmente 4,72% en el periodo 2005-2012; de igual forma, el crecimiento de los ingresos públicos permitió incrementar el gasto de forma creciente en casi todas las gestiones, especialmente la inversión de este sector, lo que derivó en importantes avances en infraestructura y dotación de servicios en el país.

La inversión pública pasó de 602 millones de dólares (6,9% del PIB) en 2004 a 3.807 millones de dólares (13% del PIB1) en 2013 y, para la presente gestión se presupuestó 4.519 millones de dólares (14,5% del PIB proyectado2) que representa casi ocho veces más lainversión pública de 10 años atrás. Por otro lado, las Reservas Internacionales presentaron niveles de acumulación sostenida pasando de 1.123 millones de dólares en 2004 a 14.373,7 millones de dólares para 2013. Esta bonanza no llegó en igual magnitud a todas las regiones del país presentándose un escenario en el cual existen diferencias sustanciales en el bienestar de la población, producto de una distribución económica que no se ajusta a la actual realidad nacional, ni responde de forma similar a las necesidades de todos los habitantes.

Este escenario de desigualdades se dilucida fácilmente en los datos económicos por habitante. El PIB per cápita del país asciende a 2.480 dólares según el último dato preliminar que maneja el Instituto Nacional de Estadística a 2012. Las mayores diferencias se encuentran en los datos por departamento, donde el PIB per cápita más alto llega a 6.649 dólares en Tarija y el más bajo de Beni que asciende a 1.479 dólares, lo que representa alrededor de una quinta parte del anterior, mostrando una brecha económica entre dos departamentos con similar cantidad de población. Sin duda, los datos de PIB per cápita son el resultado de un contexto extraordinario en el país, producto de la masiva entrada de divisas por la producción, en especial, de gas y minerales. Lamentablemente, este indicador de bienestar y desarrollo económico (PIB per cápita) muestra también grandes diferencias departamentales, asimetrías en materia económica que deben resolverse, esperando nivelar las realidades regionales para que todos los habitantes gocen de similares condiciones dentro del territorio nacional.

Este favorable contexto económico del país ha sido generado por los recursos provenientes de la venta de gas natural a los mercados extranjeros y, en menor cuantía, por la venta de minerales. La llegada de ingresos extraordinarios, producto de la explotación y producción de fuentes no renovables, ha incrementado el disparejo nivel de crecimiento y desarrollo regional. Los recursos externos de la exportación, especialmente de gas natural, resolvieron problemas económicos y sociales en las principales regiones productoras, pero alejaron a las mismas de la realidad económica y social del resto del país.

Por otro lado, la distribución de los recursos internos no responde a las necesidades locales, carece de una visión sectorizada de los grandes problemas en zonas de extrema pobreza o con necesidades insatisfechas y, si bien la recaudación es creciente, parte de la sorprendente dinámica interna del país está estrechamente relacionada al favorable contexto externo. Las mencionadas son algunas de las varias razones por las cuales es imperante hablar en un diálogo nacional sobre el medio para reducir desigualdades regionales y brechas económicas.

Estas desigualdades regionales derivaron en inequidades sociales; la inequidad social es la situación en que no todas las personas dentro de un territorio tienen acceso a los mismos derechos, obligaciones, bienes o beneficios. Diferencias que se observan en ingreso económico, oportunidades, infraestructura, vivienda, educación y salud.

Los problemas que se generan a raíz de una inequitativa distribución económica ya se han visualizado en otros países. Un caso importante al respecto es Colombia, donde varias regiones petroleras y mineras crecieron económicamente como resultado de los recursos provenientes de las regalías de la producción de estas materias primas. Considerando un periodo de análisis de 20 años (1990-2009) se observó que dos regiones de este país productoras de minerales e hidrocarburos (Casanare y Arauca) tenían el PIB per cápita más elevado del país, esta situación derivó en diferencias económicas regionales que difícilmente podrán ser eliminarlas por temas de institucionalidad, infraestructura, capital humano y recursos económicos. Sin embargo, actualmente Colombia se encuentra implementando en Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014: Prosperidad para Todos que busca mayor convergencia y desarrollo regional con el objeto de consolidar la seguridad, reducir la pobreza y generar empleo de calidad en todo el territorio. Este enfoque regional nació de la necesidad de formular políticas y programas acordes con las características y capacidades de las entidades territoriales, esperando reducir estas diferencias entre los departamento de este país.

Los antecedentes mencionados deben ser suficientes para analizar la diversa y, en algunos casos preocupante, situación de las distintas regiones. Existe la urgente necesidad de hablar de una distribución diferente de los recursos públicos que se generan en el país y que se ajuste a la actual coyuntura, que dista de la presentada años atrás. Empero, los grandes cambios deben ser integrales, por lo cual, una nueva distribución de recursos económicos no modificará por si sola aspectos relacionados a la gestión de los recursos públicos.

Se debe buscar un gasto público eficiente, más que efectivo, es decir, la consecución de los objetivos planteados con la menor cantidad de recursos posibles. Este es el elemento necesario para cerrar brechas económicas y sociales en el país. No basta solamente con el análisis simplista de mayores recursos para el Gobierno Central y los Gobiernos Subnacionales, o mayor cantidad de recursos para inversión pública; pasa, por la calidad del gasto público y sobre los efectos directos, indirectos, inmediatos y de largo plazo que generará el mismo. Existe la necesidad de que las transferencias hacia las entidades territoriales autónomas se incrementen esperando tengan mayor capacidad de visualizar las problemáticas locales y, a su vez, que su accionar sea más efectiva y con mayores efectos.

El país cuenta hoy con los recursos económicos necesarios, más que en cualquier otro momento de su historia, para realizar importantes transformaciones en materia social y productiva. Por lo tanto, estos deben ser dinamizadores del aparato productivo y servir para atender los requerimientos de la población. Como se ha mencionado anteriormente es importante reflexionar sobre el destino de los recursos públicos, puesto que la clave del desarrollo no está necesariamente en gastar más, sino mejor.

juan antonio morales

juan antonio moralesJuan Antonio Morales

Sobre un libro de Gabriel Loza: No hay bonanza que dure cien años.

El libro “Bolivia. El modelo de economía plural” de Gabriel Loza tiene el mérito de presentarnos de manera ordenada la visión que se tiene en los medios cercanos al gobierno del mas del desarrollo económico boliviano de los últimos años.

El libro Bolivia. El modelo de economía plural de Gabriel Loza tiene el mérito de presentarnos de manera ordenada la visión que se tiene en los medios cercanos al gobierno del mas del desarrollo económico boliviano de los últimos años. El hilo conductor de libro es la economía plural, pero contiene además una variedad de temas y de reflexiones. El autor se aleja del tono jactancioso de la liturgia oficial y, para tranquilidad nuestra, su estudio no es una apología de las políticas ni una hagiografía de los gobernantes actuales. El autor le da una apariencia de consistencia a políticas que a ojos de muchos observadores son inherentemente incoherentes aunque, paradójicamente, muestran por el momento buenas cifras macroeconómicas.

Globalización y estado plurinacional

Quisiera de entrada destacar dos puntos. Primero, mi gran coincidencia con su análisis del contexto internacional, tanto desde el ángulo del comercio internacional, como del de los movimientos de capital. Segundo, sus apreciaciones sobre el papel del Estado.

El autor muestra su escepticismo con relación a la globalización, aunque sin desdeñar las ventajas que puede traer el comercio internacional. Su recelo se concentra especialmente sobre los movimientos de capitales. No hay duda de que la crisis internacional de 2007-2009 ha desnudado la fragilidad de las instituciones financieras y ha subrayado la necesidad de que estén bien reguladas, bien capitalizadas y bien supervisadas. La protección al consumidor financiero, sea como ahorrista o como prestatario, es esencial.

El autor muestra también un cierto distanciamiento, pero sin llegar a las últimas consecuencias, con respecto al creciente peso del Estado en la economía. Se inclina por la especialización de la acción estatal en la provisión de infraestructura, servicios sociales y en el control de los sectores estratégicos de la economía. Sin embargo, nos dice también qué es lo que habría que entender por estratégico. La respuesta no es ambigua.

Lo más importante es que recomienda una delimitación clara de la esfera estatal. Sorprendentemente aconseja también crear las condiciones para aumentar la inversión privada.

Los números primos de la ideología

El libro conjuga análisis típicos de los economistas, con gran abundancia de números, con algunas reflexiones más bien ideológicas, no bien logradas. La amalgama de marxismo con oenegismo y con manuales de antropología, en boga desde el 2006, es un lenguaje esotérico, comprensible solamente para los iniciados.

En el libro hay muchos números para comparar los resultados macro-económicos del 2006-2012 con los del periodo 1986-2005. No se puede comparar los dos periodos sin una referencia muy explícita al contexto internacional, algo que no hace el libro. Por otra parte, es demasiado temprano para juzgar los resultados del modelo económico en curso. Hoy se están gestando problemas que se manifestarán más tarde.

La discusión más de fondo gira alrededor de dos temas, el de la economía plural e, implícitamente, el del equilibrio entre eficiencia y equidad. Como lo hacía notar Fernando Molina en un artículo de Página Siete, todas las economías son plurales. Lo característico del modelo plural boliviano sería la centralidad estatal, cuyos rasgos principales son: (1) la planificación, quedando en la duda si es centralizada o no; (2) un amplio sector de empresas estatales; y (3) la orientación de la producción al mercado interno.

Los equilibrios son múltiples entre eficiencia y equidad. A veces hay también sinergias entre esos objetivos. La eficiencia significa que se les debe dar el mejor uso posible a los recursos. Hay los problemas de toda economía de cómo alcanzar una asignación óptima de los recursos y cómo asignarlos óptimamente en el tiempo, para aumentar la tasa de crecimiento de largo plazo del pib. Por su parte, si hay equidad todos los agentes económicos participan de los beneficios del crecimiento económico, sin grandes desigualdades.

La organización de la economía y de la sociedad debe ofrecer los incentivos para que las personas alcancen su máximo de potencial y que puedan emplear de la mejor manera posible su inteligencia y sus otras dotes. En este contexto, hogares y empresarios deben gozar de derechos de propiedad sin servidumbres inútiles y deben gozar de los frutos de su esfuerzo. Si son trabajadores deben gozar de los frutos de su productividad y de su ingenio. Su capital humano deber ser adecuadamente valorado.

La equidad implica inclusión. Las sociedades excluyentes, “extractivas” como dirían Acemoglu y Robinson (2012), no sólo que son moralmente condenables, sino que son también horriblemente ineficientes.1 Tienen que gastar una gran cantidad de recursos en actividades directamente improductivas, tales como la represión.

El difícil equilibrio boliviano entre eficiencia y equidad

¿Qué se ha hecho en Bolivia en términos de equidad en los últimos ocho años? Por cierto hay una reducción de la pobreza, hay también una reducción de la desigualdad, manifestada por la caída en el coeficiente de Gini, como nos lo recuerda el autor del libro.

La pregunta es ¿cuán sostenible es esta situación? No se puede dejar de lado que está engendrada por el alto crecimiento en la economía de los últimos años y que no es el resultado de políticas públicas. En cuanto a políticas públicas, cabe preguntarse: ¿Hay mejoras notables en salud y educación? ¿Cómo les iría a nuestros escolares del sistema público en los tests internacionales de aprovechamiento escolar como el test pisa (Program for International Student Assessment)? En las políticas públicas se ha de reconocer, con todo, los importantes avances en términos de infraestructura vial.

Siempre sobre el tema de equidad: ¿Qué se puede decir de las características de la tributación? No mucho de bueno: el gasto público se financia en un 50% por rentas de los recursos naturales; los impuestos genuinos, es decir que no son rentas de recursos naturales, son preponderantemente indirectos y regresivos; y no hay impuesto a la renta de las personas, que es el indicador más importante de madurez tributaria.

Si la tributación es regresiva ¿es el gasto público progresivo? Sí, en cuanto las transferencias de dinero condicionadas, tales como los bonos Juancito Pinto, Juana Azurduy y la Renta Dignidad. No, en cuanto los dineros públicos están siendo empleados en inversiones de prestigio, de dudosa rentabilidad social como el satélite, en vez de financiar políticas públicas que aumenten el capital humano.

La distribución de activos contribuye a mejorar la equidad pero también puede ser letal para la eficiencia. Solamente me referiré a las nacionalizaciones de los recursos naturales, que tienen altos costos que aparecerán en el largo plazo, porque crean problemas de credibilidad, que se traducen en insuficiente financiamiento, acceso limitado a mercados y a tecnología.

Juan Antonio Morales es economiasta, profesor de la Universidad Católica Boliviana y expresidente del Banco Central de Bolivia.

1. Acemoglu, D. y Robinson, J. 2012. Why Nations Fail. The origins of Power, Prosperity and Poverty. Londres: Profile Books.

El Diario.- El economista José Luis Evia advirtió que el país ha comenzado a registrar signos recesivos que podrían afectar los resultados del desempeño de la economía durante la próxima gestión, aunque los indicadores macroeconómicos continúan siendo sólidos hasta el presente.

Evia hizo una evaluación de la economía y planteó algunas interrogantes sobre su desempeño durante el reciente congreso de la Cámara Nacional de Comercio realizado en la sede de Gobierno. “Hay signos que son negativos como la balanza comercial y el superávit fiscal, cuyas cifras al finalizar este año serán bastante menores a la de los años anteriores por el impacto del doble aguinaldo que representa la erogación de $us 300 milllones”, dijo el economista en el cónclave.

f_2013-12-17_26Por su parte, la Fundación Milenio advirtió que “durante 2013 el entorno externo mundial continuará siendo turbulento, lo que conducirá a un menor crecimiento de la demanda de las exportaciones así como a una interrupción del aumento de sus precios e incluso, en ciertos casos, una disminución”. “La lenta resolución de la crisis de la deuda en varios países de la zona del euro, alta incertidumbre ante el agravamiento de la situación económica en algunos de esos países, las respuestas políticas en economías que han significado un aumento de la liquidez mundial y la desaceleración de algunas grandes economías asiáticas constituyen otros factores importantes, así como, desde una óptica positiva, la recuperación económica de Estados Unidos”, según la evaluación de la economía del primer semestre del año divulgada por la entidad privada.

ECONOMÍA MUNDIAL

Según el especialista, en el nivel externo, el impacto del crecimiento de la economía China al disminuir de 14 por ciento alcanzado el 2005 al 7 por ciento en el 2013 será otra causa de la disminución del ritmo decrecimiento de esta importante economía mundial. Sostuvo que como uno de los importantes exportadores más grandes a nivel mundial, China se ha constituido en un importador neto de materias primas. “Desde 2007 ha comenzado a caer la economía asiática alcanzando la indicada tasa la misma que según las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) podría mantenerse en los años venideros”, sostuvo.

Explicó que un 14 por ciento de crecimiento logrado por la economía china no era sostenible en el tiempo. “Hay en economía el concepto de crecimiento estacionario o de largo plazo que es lo que aparentemente ha alcanzado la China en los últimos años”, manifestó el especialista, quien incidió también en el envejecimiento de la población, lo que afectará el comportamiento de la actividad productiva y la demanda de materias primas provenientes de las naciones en desarrollo. Según Evia, hacia el 2010, la demanda de materia prima de China se duplicó, pero empezó a caer el ritmo de crecimiento, aunque más lentamente en los precios. Citando cifras del fondo, Evia manifestó que los exportadores bolivianos deben estar advertidos de la trayectoria de la economía china y de las perspectivas señaladas por el organismo multilateral en cuanto a su futuro comportamiento (ver cuadro).

TASAS DE INTERÉS

De acuerdo a sus consideraciones otro factor de la desaceleración del crecimiento mundial es la subida de las tasas de interés de Estados Unidos (ver cuadro) que redujo fuertemente para incentivar el consumo y la demanda interna (alrededor del 2 a 2.5 por ciento). Esta suba será asumida probablemente el próximo año, pronóstico el economista quien precisó que el alza podría colocarse en niveles mayores al 3 ó 4 por ciento. Según dijo uno de los efectos inmediatos será la reducción de los flujos de financiamiento que se dieron hacia los países emergentes por las bajas tasas de interés. El especialista señaló que por este hecho es posible que se genere la exportación de capitales y que disminuya a su vez la inversión. Explicó que para contrarrestar esta situación los países optarían por depreciar sus monedas. Los que no lo hagan así, pronosticó, terminarán importando más, pero exportando menos debido a la sobrevaluación del tipo de cambio.