Jueves, 21 agosto , 2014
Tags Posts tagged with "Ley de Bancos"

Ley de Bancos

marcelo zabalagaEl presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Marcelo Zabalaga. Foto: ABI presidente del BCB
Marcelo Zabalaga, Presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Marcelo Zabalaga. Foto: ABI presidente del BCB

El presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Marcelo Zabalaga, adelantó que las tasas de interés para los créditos de vivienda estarán por debajo del promedio de las que se ofertan en la actualidad en el sistema financiero.

El “crédito para vivienda sin ninguna duda va a estar muy por debajo del promedio” general del sistema financiero que ahora está en 11%, afirmó la autoridad. Según datos extraídos del BCB, al 29 de agosto las entidades de microfinanzas y las cooperativas tienen las tasas de interés para vivienda más altas que bordean entre los 6,90% y 14,49% en moneda nacional. Mientras tanto, los bancos comerciales y las mutuales tienen las tasas más bajas en bolivianos y están entre los 5,97% y 12,68%.

“Conocemos el promedio general, ese promedio está en 11%, lo que pasa es que vamos a incorporar, seguramente, todas las actividades que apoyen a la construcción de vivienda y todavía nos queda por hacer algunos análisis”, afirmó Zabalaga. Consultado sobre el índice del nivel de las tasas de interés que se fijará para el crédito productivo, Zabalaga señaló que “el productivo probablemente esté también” por debajo del promedio.

La autoridad enfatizó que una comisión conformada entre el BCB, el Ministerio de Economía y la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (Asfi) trabaja en la elaboración de los decretos reglamentarios de la Ley de Servicios Financieros. Estos reglamentos serán aprobados en un plazo de hasta 90 días. “En general, lo que ha pasado es que las tasas de interés del sistema bancario eran de un cierto tipo, diferente a las tasas del sistema microfinanciero, entonces esos elementos también se van a analizar”, remarcó el presidente del BCB.

El 16 de agosto, el viceministro de Pensiones y Servicios Financieros, Mario Guillén, anunció que el primer decreto reglamentario de la ley financiera que será aprobado en las próximas semanas será para regular las tasas de interés de los créditos de vivienda y productivo.

Luis Arce, ministro de Economía y Finanzas. - Abi Agencia
Imagen de archivo: Luis Arce, ministro de Economía y Finanzas. - Foto: Abi Agencia

Una vez aprobada la Ley de Servicios Financieros que faculta al Estado a fijar las tasas de interés para créditos al sector productivo y para vivienda, la metodología para establecer los porcentajes todavía no está clara, dijo ayer el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce. “Hay varias alternativas de regulación, no podría anticiparme”, señaló a medios estatales. La nueva ley se reglamentará por decretos.

La nueva ley para el sistema financiero, que fue promulgada la semana pasada y entrará en vigencia a fines de noviembre, será reglamentada a través de siete decretos cuya elaboración ya comenzó, informó la semana pasada el viceministro de Pensiones y Servicios Financieros, Mario Guillén.

Luis Arce, ministro de Economía y Finanzas. - Abi AgenciaGuillén dijo que los decretos estarían listos dentro de unos 60 a 70 días y que una comisión del Ministerio de Economía, el Banco Central de Bolivia (BCB) y de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) trabaja en su elaboración.

El expresidente del Banco Central de Bolivia, Armando Méndez, en un análisis sobre la nueva norma, recomendó que se tome en cuenta la heterogeneidad de las entidades financieras, pues sus características y estructura de costos no son similares.

Los decretos reglamentarios de la nueva ley no sólo regularán las tasas de interés para el sector productivo y de vivienda social, sino también las sanciones a los bancos, el funcionamiento de la Unidad de Investigaciones Financieras, las actividades del Banco de Desarrollo Productivo (BDP), el arrendamiento financiero y los cupos de cartera, entre otros.

Arce dijo ayer que la Ley de Servicios Financieros terminó con la “dictadura” de la banca privada, impuesta por más de 20 años sobre los usuarios que accedían a créditos productivos o de vivienda, en la época neoliberal.

Explicó que la nueva norma establece el “desmontaje del viejo modelo neoliberal” financiero, porque permite regular los intereses y contratos crediticios en beneficio de los prestatarios.

“La vieja ley neoliberal de bancos estaba orientada en base al mercado (…), pero como la gente conoce (…) esa relación entre oferta y demanda no fue de igual a igual, los bancos siempre imponían, había una dictadura de bancos sobre los usuarios”, dijo.

Sobre contratos anteriores

Consultado sobre el efecto de la recientemente promulgada Ley de Servicios Financieros sobre los contratos de crédito firmados antes de su puesta en vigencia, el ministro de Economía, Luis Arce,  dijo que si bien toda ley “rige para lo venidero”; la regulación de tasas de interés permitirá renegociar los créditos vigentes, para que los prestatarios accedan a menores tasas, aunque aclaró que el Estado no intervendrá en esos procesos de negociación.

Arce también explicó que las entidades financieras tendrán que intensificar la compra de deudas crediticias y ofertar menores tasas de interés a los clientes para alcanzar los niveles de cartera que fijará el Gobierno, mediante un decreto supremo.

La tasa de los créditos comerciales no será regulada por el Gobierno y seguirá siendo fijada por las entidades financieras, dijo.

promulgación ley de servicios financieros, Bolivia
promulgación ley de servicios financieros

Con la promulgación de la nueva ley de servicios financieros Bolivia deja atrás una etapa donde su sistema financiero se encontraba más cerca al libre mercado que al estatismo.

Esta etapa, que según el ministro de economía, Luis Arce, en declaraciones a medios estatales, describió como “dictadura de la banca de 20 años”,  deja como resultado los mejores números de toda la historia financiera boliviana: la tasa de mora más baja de la historia, la cartera de créditos más amplia (especialmente destinados a vivienda y sector productivo), los mejores ratios de liquidez y solidez de la historia. La nueva ley de servicios financieros empezará a aplicarse a un sistema financiero totalmente saneado.

Los cinco que conformarían el Consejo de Estabilidad Financiera, Bolivia
Los cinco que conformarían el Consejo de Estabilidad Financiera

A partir de ahora, las labores de decisión en las que antes el sector privado tenía participación – que dejó los resultados antes mencionados- pasará íntegramente al sector público, más concretamente a cinco funcionarios que bajo la figura del Consejo de Estabilidad Financiera tendrán bajo su responsabilidad mantener las  los altos estándares de gestión demostrados hasta la fecha por el sector privado.

El “espíritu de la ley” está abocado al control total de parte del Estado, así lo han venido recalcando las autoridades económicas y financieras nacionales.

Con la nueva ley el Estado definirá mediante decreto las tasas de interés para créditos de vivienda social y créditos productivos. La ley todavía no ha sido reglamentada en el apartado de definición de “vivienda social”, aunque las autoridades han estado barajando que el monto tope hasta el cual se podría acceder a un crédito de estas características sería $US 120.000.

De la misma manera, tal parece que para acceder a un crédito productivo, lo único que hará falta será un certificado, que servirá de aval,   de una organización social. También destaca otra figura e avala, donde un ciudadano podrá poner como aval a toda su comunidad.

La nueva ley facultará a la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero, ASFI, con “superpoderes”. A partir de ahora, la ASFI podrá incluir un delegado estatal en las reuniones de directorio de las distintas entidades financieras privadas, para emitir “consejo”. También tendrá el poder de intervenir directamente una institución financiera cuando, a juicio de la ASFI,  esta incurra en “contravención de gravedad máxima”, pudiendo incluso cerrar indefinidamente una entidad financiera mediante una simple directriz.

Se creará un fondo de garantía de depósitos para los ahorros de los depositantes y, también, según los decretos iniciales se ha podido conocer que se modificará la forma en la que se maneja la información de la Centra de Riesgos que maneja la banca, así también la forma en la cual se aplica esta información a la hora de evaluar al sujeto de crédito. El Ministro de Economía ha calificado como “abuso” el accionar de os bancos al incluir a los morosos o garantes de morosos en dicha central del riesgos. Según la nueva ley, los garantes de los morosos y los morosos no deberán ingresar en esta “lista negra” y podrán acceder a créditos (en caso de ser productivo o de vivienda) a la tasa que dicte el Estado.

Direccionaldad y discrecionalidad del crédito

Aparte de fijar tasas, el Estado podrá diseñar de acuerdo a su voluntad política la cartera crediticia de las entidades financieras, teniendo en su poder la distribución del riesgo crediticio presente en todo el sistema económico.  A partir de que la ley no define claramente las figuras de “crédito productivo” y de “vivienda social”, estas definiciones podrán ser modificadas constantemente a través de decretos, pudiendo incluir o  excluir, de cada una de estas partidas, tantas actividades como el Estado vea conveniente.  El Estado podrá modificar los límites máximo y mínimos del principal del crédito, esto mediante decreto.

 

Los cinco que conformarían el Consejo de Estabilidad Financiera, Bolivia
Los cinco que conformarían el Consejo de Estabilidad Financiera

Un consejo de cinco funcionarios tendrá en sus manos la responsabilidad de la toma de las decisiones más importantes que atañen al sistema financiero nacional y su funcionamiento. El sector privado será un simple operador de las políticas estatales. El viceministro de pensiones, Mario Guillén, recalcó que el sector privado no participará en la formulación de los decretos y que existen decisiones (como la regulación de tasas de interés) y políticas financieras que ya “están decididas” por el Estado y que lo único que resta es que sean acatadas. 

Siete decretos supremos que reglamentarán la implementación de la Ley de Servicios Financieros, recientemente promulgada por el Gobierno, ya se encuentran en elaboración a cargo de miembros de una comisión técnica conformada por miembros del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, del Banco Central de Bolivia (BCB) y de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), informó ayer, en esta ciudad, el viceministro de Pensiones y Servicios Financieros, Mario Guillén.

Los cinco funcionarios que conforman el Consejo de Estabilidad Financiera
Los cinco funcionarios que conforman el Consejo de Estabilidad Financiera

Apenas concluya la elaboración de los decretos reglamentarios, serán remitidos a consideración de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) y la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) para recoger su criterio, que será evaluado y tomado en cuenta por dicha comisión antes de su aprobación final, explicó Guillén.

Tras señalar que el sector empresarial no participará en la formulación de los decretos reglamentarios, Guillén afirmó que se adoptará la misma metodología que se usó para elaborar la Ley de Servicios Financieros. “Hay temas que sí podemos acceder y llegar a consensos; pero también (hay) cosas que son decisiones propias del Gobierno. En el tema de la ley, por ejemplo, ellos (la banca y los empresarios) nunca han querido que regulemos las tasas; pero era ya una decisión tomada”, sostuvo.

Los decretos reglamentarios de la nueva Ley de Servicios Financieros regularán las tasas de interés para los créditos al sector productivo y la vivienda social, las sanciones a los bancos, el funcionamiento de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF), las actividades del Banco de Desarrollo Productivo (BDP) como banco de primer piso, el arrendamiento financiero y los cupos de cartera, entre otros.

Tasas de interés

“Establecer tasas de interés es una tarea muy compleja, porque se trata de alcanzar un equilibrio entre lo que los bancos pagan como tasa pasiva y lo que pueden cobrar como tasa activa”, admitió ayer el viceministro de Pensiones, Mario Guillén. Agregó que en un primer acercamiento al mundo financiero se encontraron con una heterogeneidad de entidades, con estructuras de costos muy diferentes. “La idea es mejorar las tasas, pero hacerlas sostenibles”, dijo.

promulgación ley de servicios financieros, Bolivia
promulgación ley de servicios financieros

El solo hecho de que el Gobierno fije máximos y mínimos en las tasas de interés para vivienda y el sector productivo conlleva un ‘alto riesgo moral’ pues los agentes económicos pueden empezar a desconfiar del mercado financiero, señalan economistas y banqueros.
¿La razón? El Poder Ejecutivo está metiendo la mano a las fuerzas del mercado (libre oferta y demanda), y busca mantener topes y pisos para los préstamos y depósitos.
Esto asusta a los banqueros que argumentan una reducción en su rentabilidad. “La regulación del Estado no es la mejor alternativa. Vamos a ver cómo se termina implementando en el país”, dijo el presidente de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), Kurt Koenigsfest.
Agrega que ellos manejan dinero de los depositantes, de terceras personas, y en consecuencia deben ser responsables a la hora de prestar y quien debe ser sujeto de crédito para que devuelva el préstamo.
Por su lado, los economistas Teófilo Caballero, Carlos Schlink y Armando Méndez cuestionan el hecho de que a la banca se les impondrá un porcentaje de toda su cartera de depósitos para que presten para el sector de vivienda social y productivos.
El problema puede surgir en que las garantías no sean suficientes como para poder respaldar esos créditos.
Entonces, los bancos se darán cuenta de ello y pueden dirigir sus recursos a otras inversiones, aunque sea colocación de bonos, advierten los especialistas.
Hacen notar que el Gobierno redireccionará el crédito a las organizaciones sociales, es decir, a los pequeños productores, a quienes tienen 10, 15 o 20 ovejas, chanchos, gallinas o vaquitas y sus garantías no son significativas. De ahí que banqueros y analistas sugieren la regulación propia del mercado.
Montos de préstamos
La Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) dijo que en 90 días se regulará las tasas para vivienda y producción. Para la compra de departamentos se podrá prestar hasta $us 100.000 y para la compra de casas $us 120.000.
La entidad reguladora anunció que habrá procesos sancionatorios, sanciones pecuniarias y de otra índole para quienes vulneren los derechos del consumidor financiero. Se impondrá sanciones en categorías (graves, medianas y leves)

Gabriela Encinas, Bolivia

Gabriela Encinas, BoliviaGabriela Encinas

Asesoría económica. Federación
de Entidades Empresariales
Privadas de Cochabamba

Después de más de siete meses desde que el Gobierno presentó el anteproyecto de ley de Servicios Financieros y se trabajó en coordinación con los actores principales del sector, se promulgó el pasado miércoles 21 de agosto la Ley 393 – de Servicios Financieros, norma de vital importancia para la economía nacional. El Sistema Financiero boliviano se encuentra en un momento de crecimiento destacable, ampliando los servicios y usuarios y siendo uno de los motores determinantes del crecimiento y desarrollo del país.

La actual estructura y situación económica y las políticas de transferencia e inversión, han permitido que la canalización de recursos de sectores estratégicos (hidrocarburos y minería) incremente el ingreso y consumo de la población, a su vez, el excedente de los ingresos se ha visto reflejado en un masivo uso de los servicios de estas entidades; los intermediadores se han convertido en importantes movilizadores del ahorro por medio de sus servicios, no es un dato menor que en 2005 existían 1.9 millones de cuentas y para 2012 se llegó a los 6.3 millones, y, que, las colocaciones hayan crecido de 3.360 millones de dólares a 10.502 millones de dólares entre el mismo periodo.

El dinamismo del sector ha ido acompañado de la coyuntura económica, entre 2002 y 2004, prácticamente los depósitos del público se mantuvieron relativamente estables en un promedio de 3.400 millones de dólares; el repunte en términos de captación y colocación se hace visible desde el 2005, donde se da un salto cuantitativo superando los 4.200 millones de dólares; resultado, la variación anual del sector pasa de ser negativa a positiva, en 2005 se alcanzó un crecimiento de 5,09% y para la gestión 2012 se llegó a 22,08%, la tasa de crecimiento más importante entre todos los sectores económicos, alcanzando los 12.753 millones de dólares en depósitos.

Frente a esta realidad, sin duda, distinta se promulga una ley que tiene por objeto: regular las actividades de intermediación financiera y la prestación de los servicios financieros, así como la organización y funcionamiento de las entidades financieras y prestadoras de servicios financieros; la protección del consumidor financiero; y la participación del Estado como rector del sistema financiero, velando por la universalidad de los servicios financieros y orientando su funcionamiento en apoyo de las políticas de desarrollo económico y social del país.

Sobre mencionada normativa y conociendo los antecedentes del sector, existen varios aspectos a considerar, pero sin duda, dos importantes: el primero, el control de precios (regulación de las tasas de interés) y el direccionamiento del crédito.

Control de precios (regulación de las tasas de interés), el artículo 59 de la Ley 393 establece que el Órgano Ejecutivo establecerá los límites máximos para el financiamiento al sector productivo y vivienda de interés social; un punto que debe mencionarse es, que actualmente la interacción del mercado ha permitido que las tasas bajen a mínimos históricos, en 2001 en el caso del sector bancario las tasas activas bordeaban el 18% y para el 2012 se han reducido hasta el 10%; esta diferencia es producto del exceso de liquidez en el Sistema (2.521 millones de dólares en 2012), que ha permitido abaratar considerablemente el crédito e incrementar el acceso al mismo. Por otro lado, las tasas pasivas se han visto con tendencia a la baja, y no debería ser otro el escenario cuando se observa que el mercado actualmente no absorbe la cantidad de recursos del Sistema Financiero, a pesar de las excelentes condiciones que hoy se presentan.

El regular las tasas de interés tanto pasivas como activas (en el caso de crédito productivo y vivienda) tiene connotaciones importantes que no pueden pasar desapercibidas, por ejemplo: se constituye de hecho en una política social, que en el corto plazo se traducirá en importantes beneficios de rédito político; sin embargo, el escenario económico coyuntural es pasible a modificaciones por la elevada dependencia de nuestra economía a la tendencia de precios internacionales y las modificaciones al alza en los techos de las tasas activas puede constituirse en un problema social considerable, sobre todo, porque tanto el crédito de vivienda como el productivo se constituyen en créditos de largo plazo.

La estabilidad del Sistema Financiero es fundamental y el fijar tasas de interés para dos sectores en un sistema diverso es preocupante, sobre todo, porque puede traducirse en una migración del riesgo de estos sectores beneficiados a los restantes créditos no regulados.

En cuanto a la direccionalidad del crédito, el artículo 66 establece que el Estado definirá los niveles mínimos de cartera que las entidades de intermediación financiera estarán obligadas a cumplir, con el objeto de priorizar la atención a sectores de la economía en el marco de la política de gobierno; y menciona la posibilidad de determinar niveles máximos para precautelar la estabilidad del sistema.

Para 2012, el 28% de la cartera del Sistema Financiero se destinó al Sector Productivo y el 31% a crédito de vivienda; nuevamente, ambos créditos se han priorizados por las necesidades del mercado. Una preocupación latente es el peligro que implica en términos de riesgo de recuperación el determinar mínimos obligados de cartera para determinados sectores, nuevamente pudiendo encarecer el crédito de los sectores no regulados.

Existen varios aspectos para considerar de la nueva ley de Servicios Financieros, que se deberán analizar a detalle; velando por la estabilidad del sector. El Sistema Financiero desempeña un papel fundamental en la economía y la regulación de tasas de interés, el establecimiento de mínimos y máximos de cartera sumados a otros aspectos como la inversión de un porcentaje de las utilidades en programas sociales pueda verse reflejado en un menor crecimiento del sector que se traduzca por último en desinversión de las entidades financieras.

armando mendez
Armando Méndez

En la medida que la Ley de Servicios Financieros, recién promulgada, vaya implementándose, el índice de libertad económica de Bolivia irá disminuyendo, advirtió ayer el analista económico y expresidente del Banco Central de Bolivia, Armando Méndez.

Explicó que todos los años la Fundación Heritage y el The Wall Street Journal publican un indicador internacional denominado libertad económica y que desde el año 2000 a la fecha Bolivia ha ido deteriorando su calificación al extremo que hoy la China tiene mejor calificación que el país.

Armando Méndez estuvo en el conversatorio sobre la nueva ley de bancos realizado ayer en la sede de la Federación de Entidades Empresariales de Cochabamba. - Daniel James Los Tiempos
Armando Méndez estuvo en el conversatorio sobre la nueva ley de bancos realizado ayer en la sede de la Federación de Entidades Empresariales de Cochabamba. – Daniel James Los Tiempos

El índice de libertad económica son 10 medidas económicas creadas por la Fundación Heritage y el The Wall Street Journal con el propósito declarado de medir el grado de libertad económica en los países del mundo.

Méndez, a tiempo de señalar que uno de los referentes que maneja este índice es el de libertad financiera, refirió que, con la nueva Ley de Servicios Financieros, Bolivia está dando señales al mundo de que se está reduciendo, aún más, la libertad de las entidades financieras para entregar créditos y pactar tasas de interés.

“Mi conclusión es que cuando se vaya poniendo en práctica la nueva ley, este índice de libertad financiera irá bajando; por tanto, irá bajando el índice total de libertad económica y Bolivia se situará a nivel mundial como un país que en lugar de aumentar su libertad económica la irá disminuyendo”, sostuvo.

Méndez explicó que la nueva Ley de Servicios Financieros representa un cambio de 180 grados, cuando establece que todas las actividades de las entidades financieras estarán bajo una política de control de precios, mediante la cual el Estado decidirá qué porcentaje de la cartera de créditos debe entregar la banca al sector productivo y de vivienda.

Refirió que, con este cambio fundamental, el Gobierno pretende que el Estado boliviano debe dirigir a la banca en cuanto a qué sectores deben recibir los créditos, para alcanzar un mayor desarrollo productivo y económico.

En la medida que dentro de 90 días se tendrá recién la reglamentación de la referida Ley, dijo que nadie sabe cuál será la tasa de interés máximo para los créditos.

Hay varias interrogantes

El expresidente del Banco Central de Bolivia dijo que será muy difícil establecer las tasas de intereses, mediante decreto supremo, considerando que el mercado crediticio financiero boliviano es altamente complejo, comparado con el año 1985, y bastante desarrollado en bancarización, comparado con México y Brasil.

“Con una población de 10 millones de habitantes, Bolivia tiene más de 6 millones de depósitos, más un millón de gente que tiene créditos, más de 4 mil oficinas o puntos de atención, en infraestructura”. Dijo que Bolivia tiene una variada y diferenciada tasa de intereses en crédito empresarial, en pequeñas y medianas empresas, en microcrédito, vivienda, en consumo y otras.

“Las diferencias se dan incluso entre bancos, entre fondos financieros, entre mutuales y entre cooperativas. Las tasas son diferentes en cada grupo, aún más al interior de los bancos, los fondos y mutuales también son diferentes”, sostuvo y agregó que existen muchas interrogantes sobre la definición de los intereses.

armando mendez
Armando Méndez

La Ley de Servicios Financieros, promulgada el miércoles, reducirá las ganancias de los bancos, según dijo ayer el economista y expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB) Armando Méndez.

El economista destacó que con esta norma se ingresó al control de las tasas. Por ejemplo, la tasa de interés por créditos de vivienda que antes era libre ahora estará regulada mediante decreto supremo.

“El sistema financiero cumplirá rigurosamente lo que diga la ley, la va aceptar, se va adaptar y actuará en esa línea”, dijo Méndez. Agregó que la ley no afecta al BCB y da la posibilidad de crear bancos estatales de desarrollo productivo. Para Méndez, el presidente Evo Morales debió aplicar la norma en el Banco Unión para ver los resultados antes de promulgarla.

La directora de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), Lenny Valdivia, informó que la nueva Ley de Servicios Financieros ingresará en vigencia el 21 de diciembre próximo, una vez que su Reglamento esté aprobado.

Según se explicó con anterioridad, esta Ley comprenderá por lo menos ocho decretos reglamentarios, pero se estima que el más importante es el referente a las tasas de interés para el crédito productivo y la vivienda social.

El presidente de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), Kurt Koeningfest (Foto, ABI)
El presidente de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), Kurt Koeningfest (Foto, ABI)

La Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) observó el contenido de la Ley de Servicios Financieros, signada con número 393, luego que el presidente Evo Morales la promulgara en acto realizado en Palacio de Gobierno y se la difunda oficialmente en esa oportunidad. La entidad expresó la preocupación de empresarios de la banca privada y la calificó por sus ambigüedades, en su estructura de 550 artículos.

Las consideraciones realizadas en torno al tema se refieren a las causales que podría aducir la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) para intervenir las entidades financieras, mientras que los banqueros nacionales no conocen aún los impactos reales del control de tasas de interés en el desempeño de los bancos y el financiamiento estipulado por la norma para proyectos sociales con recursos provenientes de las utilidades del sistema.

Los banqueros, por otra parte, solicitaron que el Gobierno debería revisar las políticas impositivas hacia el sector. “Este año las utilidades serán menores, porque se está pagando más impuestos”, sostuvo el presidente de Asoban, Kurt Koenigfest. Explicó que entre las medidas que aprobó el Gobierno están el impuesto a la venta de dólares, adicionalmente, al Impuesto a las Utilidades de Empresas (IUE), con un 25 por ciento y la tasa adicional del 12.5 por ciento. “Esto tiene un efecto vía impuestos muy fuerte contra las utilidades, lo que hace bajar nuestras utilidades”, comentó.

El presidente Evo Morales, en su discurso de promulgación, dijo que la norma ‘cuida’ a prestatarios y ahorristas con la regulación del funcionamiento de la banca, principalmente, de las tasas de interés relativas a producción y vivienda social. “Es importante la participación del Estado. En algunas entidades financieras hemos tenido que intervenir para que no sigan estafando porque hemos notado, mediante la ASFI (Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero), que estaban estafando”, explicó.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, informó que la Ley de Servicios Financieros incorpora “las garantías no convencionales” y fomenta al sector productivo del país. Recordó que en la antigua Ley de Bancos, las entidades financieras aceptaban garantías convencionales como inmuebles, para ofrecer créditos, lo que hacía difícil que personas del área rural accedan a préstamos, según ABI. “Hoy la Ley incorpora “las garantías no convencionales”, que significan “bienes muebles que pueden utilizarse como garantías, incluido el ganado como vaquitas u ovejitas”, dijo.

Con referencia a la regulación de las tasas de interés para los sectores productivo y de vivienda, el presidente de Asoban, Koenigfest, señaló que en el Viceministerio de Pensiones y Servicios Financieros se trabaja en la sensibilidad de este control y cuál puede ser el efecto, porque hay bancos grandes, medianos y chicos, además de otros dedicados al comercio o al sector productivo.

“Entonces ellos van a hacer un análisis y esperamos que nos convoquen para ver cuál va a ser el efecto en los bancos, si se bajan las tasas de interés. No creo que las medidas vayan a afectar, donde los bancos que tienen ganancias pasen a tener pérdidas”, indicó.

Asoban pide reglamentar la Ley en tres puntos sensibles

Kurt Koenigsfest, presidente de esta entidad, informó que la banca está a la expectativa de la próxima reglamentación de la nueva Ley de Servicios Financieros, a través de Decretos Supremos. “Desde ya ofrecemos nuestro concurso a las autoridades nacionales para dialogar en el proceso de reglamentación de la Ley de Servicios Financieros, que confiamos pueda tener la participación del sector, sumando nuestro conocimiento y experiencia para que esta Ley aterrice de la mejor forma, bajo criterios prudenciales y técnicos”, señaló.

En los aspectos medulares. Para los analistas, con esta norma el Estado tendrá un mayor papel en el control de las tasas de interés y a quienes prestar. “Cuando uno fija control de precios es muy fácil fijarlos y muy difícil subirlos. A futuro puede ser muy complejo”, señaló Armando Méndez.

En ese contexto, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, informó que la nueva Ley, establece la creación de una “Defensoría del Consumidor Financiero”, para consolidar la institucionalidad en la defensa del usuario. “Para consolidar la institucionalidad de una defensa del consumidor de servicios financieros, la ley prevé la creación de una Defensoría del Consumidor Financiero”, informó.

Arce explicó que esa defensoría estará a cargo de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) de Bolivia.

El representante de la Asociación de Entidades Financieras de Productores (Fidenpro), Faustino Huanca, resaltó la función social de esta Ley. “El sistema financiero debe cumplir una función social incluyente en lugar de ser un negocio, debe ser capaz de atender a pequeños productores”, señaló.

Por su parte, Daniel Sánchez, presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, señaló que la norma es bastante reglamentaria en sus aspectos de fondo, con bastante énfasis en las tasas de interés. “Los objetivos que persiguen esta ley se medirá en la medida que sea implementada. Debemos celebrar siempre que haya mayores ganancias en todos los sectores. Hay que incentivar para que haya la mayor cantidad de ingresos, en el tema de crecimiento, utilidades, mora, entre otros”, señaló.

Lista azul. El ministro Arce a tiempo de reiterar que la nueva norma protege al usuario a diferencia de la anterior Ley de Bancos que generó grandes ganancias, resaltó la creación de una “lista azul”, que beneficiará a todos los usuarios que cumplen de forma puntual con el pago de sus créditos, situación que no era compensada con la antigua Ley de Bancos.

“Esta lista va a provocar que el sistema financiero tenga la obligación de dar mejores condiciones crediticias”, explicó.

Además, destacó que posibilita al Banco de Desarrollo Productivo (BDP) actuar como una entidad financiera de primer piso.

“En la Ley le estamos dando al BDP, hasta ahora un banco de segundo piso, quiere decir que no opera directamente con el público, darle la posibilidad, y esto a pedido de muchos productores del país, para que pueda actuar directamente como banco de primer piso”. Y según ASFI esta norma será implementada en 90 días.

Banca
Un contexto de bancarización y buena salud

Bonanza. La cartera al 30 de junio ascendió a 8.857 millones de dólares, con un incremento en los últimos 12 meses de USD 1.599 millones equivalente al 22%, muy superior al crecimiento del PIB del 5.2%.

Depósitos. Los depósitos al 30 de junio ascienden a 11.623 millones de dólares, con un crecimiento en los últimos 12 meses de $us 1.757 millones, equivalente al 17,8%. Son muestra de bancarización.

Punto de vista

Armando Méndez, Ex presidente del Banco Central

“Lo medular está en el control de precios y créditos”

“En lo fundamental de esta Ley está en dos artículos (59 y 66) que va cambiar en lo esencial de esta norma a partir de ahora en el Sistema Financiero boliviano. Ellos introducen en Bolivia el control de precios y el control de la otorgación de créditos.

El de precios implica el control de la tasa de interés bajo el concepto de que va haber una tasa límite para sectores productivos y vivienda social, bajo el compromiso que la banca debe dar una parte de su cartera a esos sectores definidos por el gobierno. Este es el cambio central y medular que va a regir de aquí en adelante de la nueva Ley de Bancos. Y todo esto recién se va hacer a través de un Decreto Supremo definiendo en créditos y depósitos cuál es la tasa límite y tasa techo”.