Miércoles, 20 agosto , 2014
Tags Posts tagged with "La Palca"

La Palca

El convenio con la empresa LinYi Cake Trade Co. Ltda estipula que todos los materiales deben provenir del país asiático. La planta de La Palca no está diseñada para ser una fábrica de baterías

eco7(Marco Chuquimia/ El Deber).- Sobre los restos de lo que fuera una planta de volatilización de metales, en medio de fierros retorcidos y oxidados y rodeado del silencio rural de La Palca (Potosí), se erigió la Planta Piloto de Ensamblaje de Baterías de Ion Litio, que fue diseñada, construida y ahora implementada por técnicos de la empresa china LinYi Cake Trade Co. Ltda. que suministra todos los materiales, incluido el litio, para llevar adelante el proyecto.

La planta no está diseñada para ser una fábrica de baterías, informaron por separado sus responsables, los ingenieros Juana Olivares Berdeja y Víctor Ramírez Reguerín, quienes explicaron que se trata más bien de un centro de enseñanza y aprendizaje de 19 ingenieros bolivianos que se capacitan adquiriendo el conocimiento de cómo se fabrica una batería.

Para ese efecto se instaló una planta, 80% manual, de ensamblaje de dos tipos de baterías: la BL-4U y la batería para la E-bike, que es la que operó Evo Morales en su inauguración; pero ninguna de estas dos baterías se fabricará comercialmente en esta planta. Toda su producción es para pruebas y de formación de los 19 profesionales que deben capacitarse por seis meses aproximadamente.

Componentes

Las baterías tienen muchos componentes, pero la ingeniera Olivares explicó que los principales son: el cátodo, un ánodo, la membrana separadora, las pestañas conectoras, el BMS o Battery Management Sistem, el electrolito, los químicos y, finalmente, la carcasa.

LinYi Cake suministró todos los componentes porque en este momento Bolivia no cuenta con tecnología que permita fabricar los elementos , “de hecho ningún país tiene esa capacidad, incluso China debe importar la membrana separadora de Japón, que es el único país que cuenta con ese material y viene desarrollando su tecnología desde hace más de 20 años”, explicó la responsable de producción, ingeniera Olivares, y dijo que el país tiene proyectos para implementar parte de la cadena de productos, como el material catódico y el cobre para las pestañas; pero los otros materiales los tendrá que importar necesariamente.

La planta de La Palca está diseñada para procesar 1.000 celdas por día, pero con 50 hombres trabajando; en este momento la planta tiene 19 ingenieros y su producción es de 200 celdas, por tanto trabaja al 20% de su capacidad.

Sin visión comercial

La planta no está diseñada para fabricar baterías, las que ensamblan son utilizadas en el laboratorio del segundo piso en pruebas permanentes de resistencia; pero el objetivo principal es capacitar a los ingenieros que posteriormente serán los capacitadores de otros operadores que trabajarán en una eventual planta de fabricación de baterías.

Para que esta ensambladora opere con material boliviano, se requiere instalar una planta de carbonato de litio, que ya está instalada en Llipi en el Salar de Uyuni; pero el carbonato de litio, en realidad, es la materia prima para elaborar el “material catódico”, que es un material líquido que recubre el aluminio y que después de solidificarse se convierte en el cátodo que formará parte de la futura batería.

El Gobierno aún no instaló esta planta de procesamiento del carbonato de litio, además este “material catódico” debe tener el 99,5% de pureza y, hasta el momento, el material que se fabrica en Bolivia tiene una pureza del 99,2 por ciento y alcanzar la pureza requerida por estándares internacionales precisa de un largo trabajo que aún sigue en proceso, dijo Olivares.

El encargado de mantenimiento de la planta, ingeniero Víctor Ramírez Reguerín, afirmó que en un laboratorio de La Paz se alcanzó el porcentaje requerido para la elaboración de una batería, pero solo en laboratorio, ese trabajo ahora debe replicarse a nivel industrial, pero se requiere de tecnología para implementar una planta que procese y fabrique el material catódico que requieren en La Palca para las baterias.

Los inconvenientes

Según explicaron los expertos, la tecnología principalmente limita al país para elaborar baterías que sean competitivas en el mercado internacional porque las grandes empresas pueden elaborar millones de baterías al día con procesos totalmente automatizados, lo que reduce el costo de estos aparatos, lo que no ocurre en el caso boliviano.

Por esa razón el Gobierno trazó una estrategia diferente y es la de trabajar en una fábrica de baterías para vehículos y contenedores de energía y descartar las baterías para celulares u otro tipo de dispositivo porque sencillamente no existen los materiales ni la tecnología para competir con los asiáticos y porque consideran que el boom de los vehículos eléctricos será en 2020.

Las condiciones

Cualquier profesional que requiera trabajar en la planta debe tener una condición que es la limitante de muchos casos, el idioma; Olivares explicó que unos 100 ingenieros y técnicos superiores acudieron a la convocatoria nacional, pero que los 10 técnicos chinos que llegaron como parte del convenio con la empresa no hablaban castellano y algunos ni siquiera inglés, por tanto se requirió de traductores; de igual modo los manuales que entrega la empresa de toda la maquinaria está en inglés, lo que limitó la participación de los profesionales bolivianos.

La planta tiene un equipo multidisciplinario de ingenieros mecánicos, industriales, químicos, electrónicos, eléctricos e ingenieros de producción de procesos y que por el momento trabajan en jornadas que se inician a las 06:00 hasta las 15:00 y todos los profesionales son del occidente del país, revelaron los propios

Detalles

Clima

Las condiciones climáticas de La Palca son ideales para el funcionamiento de la planta y el ensamblaje de baterías.

Diseño

La planta debería trabajar con 50 personas, pero en este momento solo hay 19 técnicos y falta personal.

Costos

La producción de una batería china puede costar entre 10 a 15 bolivianos, cifra inalcanzable para Bolivia.

Litio inestable

La importación de litio para baterías de alta capacidad es considerada peligrosa y se endurecerá las medidas.

LOS POBLADORES QUIEREN BENEFICIOS

Para los pobladores de La Palca, donde se erige la planta de ensamblaje de baterías, su funcionamiento no es trascendente porque a ellos no les beneficia en nada. Doña Segundina Magne, una antigua minera de 65 años, no tendrá beneficios “porque se están contratando a puros masistas” y dijo que en el poblado se hablaba de que serían contratados los pobladores con prioridad, pero que al final no emplearon a nadie.

La planta se encuentra a 19 kilómetros de la ciudad de Potosí y el único acceso es el bus que transporta a los técnicos todos los días, los taxis cobran entre 50 y 70 bolivianos al lugar y no hay transporte público.

CIFRAS

3,7 Millones de dólares. Es el monto que hasta el momento se gastó en la implementación de la planta ensambladora de baterías.

3.500 Bolivianos. Es el salario básico que reciben los profesionales que se capacitan en La Palca.

ENTREVISTA

No es un paso fácil el que dimos para industrializar

Felix Gonzales / Gobernador Del Departamento de Potosí

Marco Chuquimia – El Deber

Sorprendido y esperanzado, así luce el Gobernador de Potosí al explicar la visión industrializadora del departamento. El litio, dice, nos coloca como la primera potencia del mundo en estas reservas.

¿Cómo asume, como Gobernador, este desafío de industrializar la producción de baterías?

Creo que es un paso fundamental en el tema de la industrialización de nuestros recursos naturales porque esto va a permitir que en esta primera etapa, la ensambladora y luego con la producción de litio en el salar, podamos fabricar baterías con nuestra propia materia prima, por eso significa un paso importante para el departamento dentro de la industrializacion, creo que es la primera vez que se da este tipo de proyecto para la región y nosotros, claro, tenemos que apoyar desde esta situación con pequeñas contrapartes y facilidades para la implementación de la planta.

¿Hasta qué punto se puede pensar en industrialización cuando en este momento la planta es un centro de aprendizaje de los profesionales bolivianos y, además, la planta no está diseñada para ser una fábrica de baterías?

En esto no quiero dar los datos precisos porque puede haber algún problema en la implementación de una fábrica, pero el hecho de que se esté ensamblando y que nuestros técnicos estén aprendiendo ya es un gran paso y el trabajo de los técnicos bolivianos es importante porque en este momento no tenemos personal boliviano capacitado para elaborar baterías y por eso ese aprendizaje, en el futuro, será capital, porque el próximo paso es que con nuestra propia materia prima estemos trabajando y fabricando las baterías de Ion Litio.

¿Ese próximo paso para cuándo está previsto?

Por eso, prefiero no dar detalles porque siempre es usado de manera política, esperemos que no tardará mucho el segundo paso y que en el transcurso de esta gestión se consolide la fábrica.

Necesitan una planta de carbonato y una planta que procese el carbonato, ¿cómo están viendo estos dos problemas de materia prima?

La planta de carbonato de litio ya funciona en Llipi, en el salar, y la otra planta tiene que consolidarse a través del Viceministerio de recursos evaporíticos, con los que estamos trabajando ahora

PARA SABER

Emsamblar las baterías requiere de los siguientes pasos:

  1. Empiezan como láminas y terminan en bloques. Los sellos de “made in Bolivia” fueron hechos en China y son calcomanías que se pegan en las baterías de prueba, nada es para vender en los mercados.
  2. Las láminas de aluminio y cobre que luego de ser envueltas serán el inicio de la futura batería de Ion Litio en la planta de La Palca.
  3. La lámina de níquel que es trabajada en una prensa calibrada especialmente para darle el tamaño a la batería BL-4U para teléfono comercial.
  4. Las cámaras al vacío, donde se extrae todo vestigio de polvo o humedad a las baterías y donde se coloca el electrolito que es el único líquido en este trabajo.
  5. La batería casi acabada, luego de pasar ocho procesos de control de calidad y armado manual de 19 ingenieros que trabajan en la planta.
  6. Uno de los técnicos termina de ensamblar la batería para luego colocar el adhesivos de “made in Bolivia” que solo figura como parte del terminado de todo el proceso.

Link: El Deber

Morales maneja una bicicleta que funciona con una batería de litio (detalle) hecha en La Palca. ABI.
Imagen de archivo: Morales maneja una bicicleta que funciona con una batería de litio (detalle) hecha en La Palca. ABI.

(Lidia Mamani, Página Siete).- Hasta la fecha, en el desarrollo del litio se invirtieron alrededor de 121,6 millones de dólares.

La producción de baterías de litio en la planta piloto ya tiene compradores; en el caso del cloruro de potasio ya se hicieron las primeras ventas y el carbonato de litio obtenido está almacenado.

“La inversión destinada para la ejecución presupuestaria en la fase piloto llega a 18,9 millones de dólares; en la fase industrial, aproximadamente a 96,8 millones de dólares; en el proyecto de baterías de litio fase III unos 4,3 millones y al proyecto del Salar de Coipasa se destinaron 1,6 millones de dólares”, informó la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos (GNRE), en respuesta a un cuestionario enviado por Página Siete.

Todos estos recursos suman 121,6 millones de dólares. La inversión para toda la cadena productiva de recursos evaporíticos llega a más de 900 millones de dólares, de los que 18,9 millones de dólares ya se ejecutaron en la primera fase, 485 millones son para la segunda y 400 millones de dólares se destinarán a la fase final.

Para este año se gestiona un nuevo crédito para la fase II (industrial); hace poco el Banco Central de Bolivia firmó otro préstamo para el proyecto de baterías de litio de 237,2 millones de bolivianos (unos 34 millones de dólares).

A la fecha se concluyeron “satisfactoriamente” la fase piloto y la estrategia de industrialización de los recursos evaporíticos, que se desarrolla en tres etapas.

La primera es la denominada piloto, en la que se instaló la infraestructura básica y de producción piloto; la segunda corresponde a la producción industrial de carbonato de litio y cloruro de potasio y, finalmente, la fase III consiste en la producción de baterías de ión litio en la planta piloto.

“Con la inauguración e inicio de la producción de carbonato de litio, cloruro de potasio y ensamblado de las baterías de litio se puede decir que ya ingresamos en la era de la industrialización del litio y son muy pocos los países que industrializan esta materia prima; desde luego, la producción es modesta, pero sostenible y con una gran perspectiva a futuro”, dice la GNRE.

El expresidente de la Comibol Héctor Córdova destacó ayer el hecho de que Bolivia ya esté en condiciones de producir baterías para bicicletas o celulares, aunque precisó que la verdadera industrialización del litio ocurrirá con la producción de baterías para vehículos.

“Creo que el proyecto de litio está avanzando; pese a que la fábrica de baterías es de carácter experimental y de capacitación para el personal, el hecho de que se vaya a producir para la venta está bien”, recalcó la exautoridad.

La producción

Capacidad La capacidad productiva de la planta piloto de cloruro de potasio llega a 1.000 toneladas cada mes y en el caso del carbonato de litio es de 40 toneladas por mes y de unas 448 toneladas por año. Esta producción será la base para proyectar la instalación de la planta industrializadora del mineral.

Fabricación La producción de baterías de ión litio es una de las etapas finales de la obtención del carbonato de litio, fase en la que se hará toda la cadena productiva. Se tiene previsto comenzar la producción experimental de baterías de ión litio en el primer semestre de 2014.

Instalación La planta piloto de baterías de ión litio está en La Palca, Potosí; fue instalada por la empresa china LinYi, que capacita a técnicos bolivianos.

 

La venta de cloruro de potasio generó $us 272.500

 

Las ventas de cloruro de potasio generaron un ingreso de 272.500 dólares para la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos (GNRE).

A la fecha se vendió el producto en dos ocasiones; la primera, a un precio de 480 dólares por tonelada, y la segunda, a 610 dólares.

“La recuperación de las inversiones que realiza la GNRE será de manera gradual y éstas se cubrirán con la producción industrial; sin embargo, con la producción piloto de cloruro de potasio ya se han logrado los primeros ingresos del proyecto de industrialización de los recursos evaporíticos”, informó la GNRE, en respuesta a un cuestionario enviado por este medio.

El insumo tiene varias aplicaciones y se utiliza principalmente como fertilizante para mejorar el rendimiento de la producción agrícola y recuperar tierras agotadas.

En el caso del carbonato de litio, la GNRE aún no ha vendido la materia prima, debido a que ésta tiene como destino la planta piloto de baterías de ión litio y posteriormente para la producción industrial. Tiene almacenadas más de 10 toneladas en la planta.

Este producto puede ser destinado a la industria de aluminio, vidrio, cerámica, a la fabricación de grasas industriales y baterías de vehículos, entre otros.

También tienen demanda las baterías de ión litio. La planta ensambladora fue inaugurada por el presidente Evo Morales el 17 de febrero.

Entre las interesadas en adquirir baterías de litio están una importadora de bicicletas de Cochabamba y una comercializadora de lámparas. Otra posible compradora es la ensambladora de laptops de Kallutaca.

Morales maneja una bicicleta que funciona con una batería de litio (detalle) hecha en La Palca. ABI.
Imagen de archivo: Morales maneja una bicicleta que funciona con una batería de litio (detalle) hecha en La Palca. ABI.

(ABI).- El emisor Banco Central de Bolivia (BCB) suscribió el miércoles por la noche un contrato de crédito con la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) por 237.274.016 bolivianos para financiar el proyecto de implementación del Centro de Investigación, Desarrollo y Pilotaje en La Palca, Potosí.

Morales maneja una bicicleta que funciona con una batería de litio (detalle) hecha en La Palca. ABI.
Morales maneja una bicicleta que funciona con una batería de litio (detalle) hecha en La Palca. ABI.

Ese contrato fue suscrito por los presidentes del BCB, Marcelo Zabalaga, y de Comibol, Marcelino Quispe, y el ministro de Minería, Mario Virreira, en instalaciones del ente emisor.

Ese contrato establece ‘un crédito de 237.274.016 bolivianos, a un plazo de 18 años, con un periodo de gracia a capital e intereses de cinco años con pago de intereses acumulados el sexto año. La tasa anual de interés es del 0.64% y se ha fijado como fecha límite para los desembolsos el 30 de diciembre de 2014′, según una nota de prensa del BCB.

El crédito contempla un plan de pagos anual y el régimen de garantías está respaldado por Bonos del Tesoro General de la Nación No negociables.

‘Este crédito es otorgado con el objeto de que la Gerencia nacional de Recursos Evaporíticos invierta en la investigación, desarrollo y trasferencia de tecnologías en laboratorios y centros de investigación, pilotaje, producción e industrialización de carbonato de litio, cloruro de potasio, sales derivadas e intermedias y otros productos de la cadena evaporítica, baterías de litio y sus componentes’, señala esa nota.

En los últimos años, el BCB otorgó créditos a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, a la Empresa Nacional de Electricidad, a la Empresa Azucarera San Buenaventura y otras empresas públicas estratégicas del Estado.

La primera batería ensamblada en la Palca. Foto: Twitter: Idón Moisés Chivi
La primera batería ensamblada en la Palca. Foto: Twitter: Idón Moisés Chivi
La primera batería ensamblada en la Palca. Foto: Twitter: Idón Moisés Chivi

La Razón.- Bolivia ya cuenta con su primera planta piloto ensambladora de baterías de ión de litio, ubicada en la localidad potosina de La Palca. Cuenta con una capacidad de producción diaria de 1.000 baterías para celulares o computadoras y 40 para bicicletas o coches.

En el evento de inauguración, el gerente nacional de Recursos Evaporíticos de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), Luis Alberto Echazú, remarcó que la puesta en marcha de este proyecto encamina la construcción de otras plantas industrializadoras que produzcan carbonato de litio grado batería, material catódico y baterías de ión de litio.

La planta piloto está edificada sobre una superficie de 1.600 metros cuadrados y tiene una capacidad de 1.200 amperios horas. Su levantamiento y montaje demandó una inversión de $us 2,9 millones y la adecuación de su infraestructura, otros $us 715.000, por lo que el costo total del emprendimiento asciente a $us 3,7 millones, que incluye los insumos para el ensamblado.

Laptops. El acto contó con la participación del presidente Evo Morales, quien destacó lo que significa esta obra para la política industrializadora de los recursos naturales. Y anunció la construcción de una planta para esta finalidad que sea operada por profesionales bolivianos y que tenga como epicentro también a La Palca.

Morales maneja una bicicleta que funciona con una batería de litio (detalle) hecha en La Palca. ABI.
Morales maneja una bicicleta que funciona con una batería de litio (detalle) hecha en La Palca. ABI.

“Tiene que convertirse en industria, la meta de Bolivia es tener en La Palca la industria más grande de litio del mundo. Nuestra obligación es dar el valor agregado a nuestros recursos naturales para futuras generaciones”. Morales también probó los productos ensamblados en la planta piloto.

Luego de que un técnico le prestó su teléfono celular con una batería de litio, llamó al vicepresidente Álvaro García Linera. Eso no fue todo, igualmente montó una bicicleta que funciona con  un dispositivo hecho a base de litio y que lleva el sello: Hecho en Bolivia.

Los materiales para el armado de las baterías son importados; pero el objetivo es fabricarlas por completo. “Ahora que estamos empezando con la planta piloto de ión de litio, entonces la planta, compañero Echazú, decía que son baterías ensambladas (…). Esto ya hemos ensamblado acá, y ahora tenemos que fabricar esto, no sólo ensamblar”, sostuvo Morales.

El Mandatario lamentó que antes, “en periodos neoliberales”, no se hayan impulsado políticas sobre la industria del litio que, a su juicio, hubieran convertido actualmente a Bolivia en una potencia económica.

Otra meta es ensamblar baterías para vehículos y para laptops, hasta 1.000 por día. Echazú adelantó que cuando se logre esto último, a mediano plazo, se prevé comercializar la producción a la futura ensambladora estatal de computadoras portátiles, cuya administración se encuentra al mando de la empresa estratégica Quipus.

Tecnología avanzada

El gerente de Recursos Evaporíticos de la Comibol, Alberto Echazú, explicó que la tecnología será de materiales catódicos de óxido de cobalto y litio y fosfato de litio – hierro.

21 expertos bolivianos operan en la planta

En la planta instalada por la firma china Lin Yi Gelón, ubicada en la localidad potosina de La Palca, trabajan 21 profesionales bolivianos de diferentes áreas; ésta promoverá 35 empleos directos y aproximadamente 100 indirectos.

El gerente de Recursos Evaporíticos de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), Alberto Echazú, informó ayer que dos técnicos chinos permanecerán en el país durante cuatro meses para preparar a los técnicos bolivianos.

“Agradecer al presidente Evo Morales por su política de formación de recursos humanos”, dijo y añadió que ya se cuenta con siete  personas con posgrado en electroquímica de litio egresados de universidades de Japón y que existe la posibilidad de formar más profesionales del mismo nivel en una univerdad holandesa.

“Necesitamos varias decenas, quizás centenas (de expertos) por los proyectos”, manifestó la autoridad de la entidad estatal minera.

Concretan venta de 250 t de cloruro de potasio

La Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos (GNRE) concretó la segunda venta de 250 toneladas de cloruro de potasio a la empresa Brenntag del departamento de Santa Cruz. El acto de apertura de sobres se realizó ayer en ambientes de dependencia estatal, en presencia de los proponentes para la adquisición del material, la comisión calificadora y un notario de Fe Pública.

La firma representada por Harold Martínez fue la que presentó la mejor oferta, por lo que la comisión dio vía libre a la transacción con esta compañía. La convocatoria pública de invitación directa para la comercialización se publicó el domingo 2 de febrero en los principales matutinos de circulación nacional. El cloruro de potasio es producido en el salar de Uyuni.

Consultado sobre la venta, el representante de la empresa adjudicada señaló que se presentaron a esta invitación por tener muy buena referencia sobre la calidad del producto. “Somos una empresa distribuidora de productos químicos, el cloruro de potasio que adquirimos será comercializado como fertilizante por un lado y por otro, para la industria de la petroquímica”.

La primera transacción realizada por la GNRE fue en mayo del año pasado, también a una compañía cruceña, e involucró a otras 250 toneladas. La estatal ha logrado colocar cloruro de potasio a un precio por encima de la cotización internacional, ya que la del Banco Mundial se encuentra en $us 332 por tonelada.

El cloruro de potasio de Uyuni es un excelente fertilizante usado principalmente en la agricultura, y de mejor calidad en relación a otros productos similares que se comercializan en el mercado nacional, destaca la Corporación Minera de Bolivia.

Juan Carlos Zuleta. Espcialista en economía del litio.

Entrevista de Página Siete a Juan Carlos Zuleta, experto en la economía e industria del litio

Según Zuleta, el mercado de litio va más rápido que los pasos del país. El riesgo, dice, es perder una vez más el tren

Juan Carlos Zuleta. Espcialista en economía del litio.¿En qué está la industrialización de litio en el país, se ha estancado o está avanzando? 

Primero hay que definir qué es industrializar. Industrializar es transformar materias primas en bienes intermedios o finales diferentes. Entonces, si analizamos la estrategia de industrialización de la GNRE, encontramos que sólo se está explotando los recursos evaporíticos. Se está hablando de una planta piloto de baterías, eso sí sería industrialización. Lo que ahora se hace es simple procesamiento de la materia prima.

¿Qué nos falta para industrializar?

Se ha venido dando una confusión en cuanto a qué debemos producir como país como punto de partida de la industrialización; si debemos apuntar al carbonato de litio o litio metálico. La confusión tiene que ver con el hecho de que en 1991, cuando la empresa Sony lanza por primera vez las baterías de litio al mercado, el compuesto básico para industrialización del litio pasa a ser el carbonato de litio. Pero, no se puede decir que el carbonato es un bien industrial, ni siquiera es un bien intermedio, es una materia prima refinada.

¿En este momento Bolivia en qué fase de industrialización está?

Estamos en una fase previa a la industrialización. El problema es que la industrialización en el país está enmarcada en los procesos clásicos de obtención de carbonato de litio que a estas alturas ya son precarias. Estamos hablando de tecnologías basadas en procesos de evaporación solar que tienen la desventaja de tomar mucho tiempo en el ciclo de producción; son varios meses en las condiciones óptimas –que sólo se dan en el salar de Atacama, que cuenta con las mayores tasas de evaporación solar de la tierra y donde no llueve–. Este tipo de tecnología no es apropiada para el Salar de Uyuni y el proyecto piloto tomó casi dos años en descubrir esto. En el salar las tasas de evaporación son muy bajas, llueve mucho.

¿O sea tomamos el camino equivocado?

Sí, por eso dije que Bolivia está intentando inventar la rueda en el tema del litio.

¿Y se sigue usando el mismo método o se lo ha cambiado?

Desde 2008 estamos en ello, es tiempo perdido en un mercado que crece y cambia mucho. No veo un viraje de timón y el mercado no espera.

 ¿Cuáles son las otras opciones?

He sido el primero en resaltar las investigaciones de un grupo de científicos coreanos de Kores-Posco que obtuvieron salmueras del Salar de Uyuni. Ellos descubrieron un conjunto de procesos que no usan evaporación solar. Esto les permitió avanzar rápidamente para obtener carbonato de litio y otros derivados sin el uso de piscinas de evaporación solar. Fue un gran avance. Lastimosamente, cuando hicieron conocer su investigación, el país estaba atravesando una huelga de 19 días en Potosí y no fueron tomados en cuenta. Transcurridos unos meses, me encontré con los responsables de la planta piloto en una conferencia de la CEPAL en Santiago de Chile. Allí comenté estos resultados y los funcionarios del Estado boliviano replicaron que mis comentarios estaban basados en investigaciones muy preliminares. Pasaron unos meses y nos enteramos que el Gobierno estaba abocado a suscribir un convenio con esta empresa coreana que realizó la investigación. El problema es que Kores-Posco ha patentado su método, le pertenece a ellos, no al Estado boliviano.

Entonces, ¿fue buena esta contratación?

Su trabajo fue bueno, pero el Estado no fue capaz de negociar adecuadamente un acuerdo con los coreanos de manera que esas salmueras, entregadas gratuitamente, puedan ir acompañadas de un acuerdo para compartir los resultados de la investigación. Como digo, esos resultados están patentados sólo a su nombre.

Éste fue el origen de la discordia que no permitió que avance el contrato.

 ¿Y ahora en qué está este contrato?

En nada. Lo último que se ha sabido es que están negociando un nuevo acuerdo en el que no se hable de la producción de cátodos de litio sino de la instalación de un centro de investigación; lo que no tiene ningún sentido porque la investigación ya ha sido realizada y sus resultados ya han sido patentados. No hay mucho más que hacer.

 O sea que la industrialización no avanza.

El proceso de industrialización se encuentra en una situación bastante delicada, por no decir calamitosa. Se han invertido varios millones con casi ningún resultado. En Bolivia se cree que el mercado está estancado, pero hay una evolución muy interesante. El 45% de los automóviles híbridos convencionales usa baterías de litio y no ya de níquel, como era antes.

El problema es que estamos rezagados. Mientras Bolivia espera, el mercado no duerme. Incluso se puede hablar de la aparición de sustitutos que vienen de la mano del hidrógeno: ya hay pilas basadas en hidrógeno. El desarrollo de la industria de vehículos eléctricos es irreversible, pero podría darse que no se dé la era de vehículos eléctricos con baterías de litio como factor principal.

Bolivia ya tendría que estar en el mercado, hay que dar mejores señales. Somos el país con las mayores reservas identificadas de litio del mundo y hay que ser serios y preguntarnos si estamos posicionando en el mercado a Bolivia para hacer que se convierta en el verdadero centro energético del planeta. Tenemos todas las posibilidades, pero no estamos dando los pasos adecuados.

Descargando el equipamiento en La Palca. (Foto: GNRE)
Descargando el equipamiento en La Palca. (Foto: GNRE)
Descargando el equipamiento en La Palca. (Foto: GNRE)
Descargando el equipamiento en La Palca. (Foto: GNRE)

(ANF).- El equipamiento y maquinaria de la fábrica piloto de baterías de litio pesa 72 toneladas y fueron trasladadas en siete camiones de alto tonelaje hasta La Palca, donde se ejecutan obras para habilitar esas instalaciones.

La totalidad de la maquinaria ya llegó y está descargada en La Palca, asegura el gerente de Recursos Evaporíticos, Alberto Echazú, al informar que se está avanzando en las obras civiles de la planta.

El montaje de estos equipos comenzará en septiembre, puesto que previamente se deberá completar la construcción o rehabilitación de las instalaciones en La Palca. Luego entre septiembre y noviembre, se realizará el montaje de la planta experimental.

De diciembre a febrero se realizará la capacitación del personal boliviano, con el objetivo de que en marzo o abril del próximo año, ya esté “funcionando la planta”, indicó el ejecutivo.

El equipamiento es de procedencia china, puesto que la GNRE tiene contrato “llave en mano” con la compañía LinYi Cake Trade Co. Ltda.

En la fábrica experimental de baterías de ión de litio se realizarán pruebas técnicas en dos líneas de producción de celdas y dos de ensamblado de baterías, señala un informe de la Gerencia dependiente de la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL).