Cepal mantiene en 4,5% proyección de crecimiento para la economía boliviana en 2016

Organismo de la ONU presentó hoy su informe económico anual 2016, en el cual proyecta que la región se contraerá -0,8% este año.

Los países de América Latina y el Caribe mostrarán una contracción en su tasa de crecimiento de su Producto Interior Bruto (PIB) de -0,8% en 2016, caída mayor a la observada en 2015 (-0,5%), con un comportamiento muy heterogéneo entre países y subregiones, según un nuevo informe de la CEPAL presentado ayer.

En el caso específico de Bolivia, 2015 fue un año negativo debido al desplome de los precios internacionales de los principales productos básicos que exporta, el crecimiento económico del país se ha ralentizado, alcanzando 4,8% (en 2014 fue 5,5%). Durante el año fue el sector de los hidrocarburos, que en los últimos años había sido un motor clave del crecimiento, el que supuso un lastre para la economía. La contribución de la formación bruta de capital fijo al crecimiento ha disminuido en 2015, si bien ha permanecido positiva. La caída en la inversión y una desaceleración del consumo de los hogares ocasionaron una fuerte desaceleración en las importaciones, que a su vez cayó más que las exportaciones resultando en un menor arrastre de las exportaciones netas al crecimiento. La posición externa del país sigue siendo sólida, gracias a sus amplias reservas internacionales y a su limitada deuda externa.

Según las estimaciones de la CEPAL, en 2016 el crecimiento se moderará y se situará en el 4,5%, misma proyección realizada en abril de este año y ratificada ahora en julio. La demanda interna seguirá siendo el principal motor del crecimiento, apoyada principalmente por un alza programada en la inversión pública. El Presupuesto General del Estado para 2016 contempla un desembolso de US$6.395 millones (en comparación con US$4.892 millones ejecutado en 2015) con un enfoque en inversiones en el sector productivo. Por otra parte, la ralentización del consumo privado se suavizaría en la medida que una potencial desaceleración en el crecimiento de los salarios reales se vería compensado por un aumento en el crédito al sector privado. Con referencia a las exportaciones netas, su contribución al crecimiento depende en mayor medida del desempeño de la formación bruta de capital fijo: un alza en la inversión ejecutada reforzaría las importaciones en un momento cuando se prevé una reducción en el valor de las exportaciones por una caída adicional en los precios de materias primas.

Los países que mostrarán una contraciión económica, según este informe son: Venezuela (-8,0%), Suriname (-4,0%), Brasil (-3,5%), Trinidad y Tabago (-2,5%), Ecuador (-2,5%) y Argentina (-1,5%).

Por otro lado, el crecimiento regional estará encabezado por República Dominicana (6,0%), Panamá (5,9%), Nicaragua y Bolivia (4,5%), y Costa Rica (4,3%).


Join the Conversation