Proyecto de “Ley Piropo” propone sanción de Bs 500 y arresto de 8 horas

La Ley propuesta por Unidad Demócrata (UD) sobre el acoso callejero propone sancionar a la persona que grite un piropo obsceno en la calle o hasta quien toque a una mujer sin su consentimiento

piropo wEl proyecto de ley propuesto por la diputada de Unidad Demócrata (UD), Shirley Franco, sobre el acoso callejero, propone sancionar a la persona que grite un piropo obsceno en la calle o hasta quien toque a una mujer sin su consentimiento con sanciones que van desde la amonestación de 500 bolivianos hasta el arresto por 8 horas de la persona implicada.

“Nosotros proponemos una sanción de 250 UFV hasta ocho horas de arresto dependiendo de la gravedad de la acción, en el caso más grave puede llegar a la privación de libertad”, informó la diputada Franco.

Esta propuesta complementa a la ley 348 sobre la violencia contra las mujeres. Pretende que el acoso callejero se tipifique como una clase de violencia en contra de las mujeres.

La diputada manifestó que se realizó una encuesta a 1.168 mujeres de las cuales más de la mitad pasó por una situación de acoso en las callen y no sabe cómo reaccionar o simplemente evade al acosador por temor a sus insinuaciones.

En abril se presentó el proyecto a la Cámara de Diputados y ahora se encuentra en la comisión de Justicia Plural para que revisen la propuesta.

“Creo que es importante hablar y debatir sobre el tema, varios países tienen una norma en contra del acoso callejero porque sí es un tipo de violencia en la que una tercera persona desconocida trata de interactuar forzosamente con una mujer haciendo referencia a la imagen, la condición e incluso la sexualidad”, sostuvo Franco.

De acuerdo a la diputada, existen cuatro tipos de acoso callejero. El primero es el acoso verbal que se refiere a los piropos, silbidos, jadeos; el acoso verbal no físico que se refiere a toda clase de comentarios que tienen una connotación sexual; el acoso físico donde una persona obliga a filmarse o capta imágenes de una persona sin su consentimiento; y, por último, el más grave, aquel que llega a arrinconar a la mujer, se la sigue e incluso se le llega a tocar sin su permiso.

“Más allá de que se penalice esta clase de comportamiento que tiene que ser sancionado, también debe existir la ayuda de la gente a hacer prevalecer esto para que también exista una sanción social”, manifestó Franco.

En países como Argentina, Perú y Chile tienen leyes similares que sancionan el acoso callejero.


Join the Conversation