Con esta nueva rebaja, Fitch coloca la nota de Brasil en el mismo nivel de las otras agencias calificadoras como Standard & Poor's y Moody's.

La incertidumbre política y el empeoramiento acelerado de la economía llevaron a que la agencia de calificación Fitch rebajara por segunda vez en los últimos cinco meses la nota de Brasil de BB+ a BB, con perspectiva negativa, cuando faltan pocos días para un posible cambio de gobierno, con la votación del juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff marcada para el próximo miércoles (11).

Esta nueva rebaja sitúa a la deuda del país dos escalones por debajo del grado de inversión, según informó la agencia en un comunicado.

Como la perspectiva es negativa, es probable que haya una nueva rebaja en los próximos meses. Fitch le había retirado a Brasil el grado de inversión en diciembre pasado.

En un comunicado publicado en la noche de este jueves (5), la agencia de calificación indicó que la economía de Brasil se deteriora a una velocidad más rápida de la esperada.

Fitch rebajó sus previsiones de crecimiento de la economía del país hasta un -3,8% en 2016 y estimó que crecerá el 0,5% en 2017, un desempeño peor del previsto a fines de 2015, de una caída del 2,5% y un alta del 1,2%, respectivamente.

Con esta nueva rebaja, Fitch coloca la nota de Brasil en el mismo nivel de las otras agencias calificadoras como Standard & Poor’s y Moody’s.

El Ministerio de Hacienda, por su parte, no hizo comentarios al respecto.

De acuerdo con Fitch, una nueva rebaja de la nota podría tener lugar si el gobierno falla en el control de la deuda pública o no fuera capaz de implementar medidas que mejoren las proyecciones de crecimiento de la economía o el escenario de las cuentas públicas.

La agencia, no obstante, señaló que existe un lado positivo en el ámbito de la economía brasileña, como la caída de la inflación, después del pico de 10,7% en 12 meses, alcanzado en enero pasado. Otra señal favorable es el reequilibrio de las cuentas externas.


Join the Conversation