INRA saneó 56,8 millones de hectáreas en ocho años

INRA saneó 56,8 millones de hectáreas en ocho años

El presidente Evo Morales destacó ayer que, en ocho años de gestión, se sanearon 56,8 millones de hectáreas de tierras, a diferencia de toda una década, desde la promulgación de la Ley del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) en 1996 hasta 2005, donde se sanearon 9 millones de hectáreas.

“Saneamiento de tierra, en 10 años desde el momento en que aprobaron la Ley INRA, del 1996 al 2005, 9 millones de hectáreas saneadas, (pero desde) 2006 a 2013, cerca de ocho años de gestión, 56.8 millones de hectáreas”, indicó en la Sesión de Honor de la Asamblea Legislativa Plurinacional, efectuada en Cochabamba.

Detalló que antes la hectárea saneada tenía un costo de 10 dólares, pero desde su gestión la hectárea saneada costó un dólar, mientras que en la actualidad la hectárea saneada cuesta 1.77 dólares, que continúa siendo barata frente a 10 dólares.

Morales también puntualizó que en ocho años de gestión la emisión de títulos ejecutoriales subió de 26.147, en 2005 a 371.000 desde 2006 a 2013, con un total de beneficiarios de más de 1.6 millones de personas.

Sin embargo, el supuesto crecimiento en saneamiento de tierras, de acuerdo con la Ley INRA, al formar propiedades colectivas no pueden ser “sujetos de crédito” y por lo tanto se convierten en “propiedades anti-económicas”, afirmó el analista Fernando Untoja.

“El saneamiento de tierras no está de acuerdo con su primera propuesta como es la formación de propiedades comunes y en la actualidad ha formado propiedades individuales, modificando dichos principios. Por lo que la misma realidad obliga al Gobierno a modificar sus estructuras porque la propiedad comunal no es sujeto de crédito llegando a bloquear el crecimiento”, explicó Untoja.

El experto observa que la propia norma del INRA al pregonar la propiedad comunitaria en los ayllus rurales en el oriente y occidente impide el desarrollo rural, por sus características no se puede hipotecar, no es sujeto de crédito llegando a bloquearse, razón por la que es anti económica, reiteró.

“Por lo que el hecho de que la tierra no puede ser sujeta de crédito y al no disponer individualmente en el mercado, obstaculiza al desarrollo rural y mantendrá los grados de pobreza que observa el mismo Primer Mandatario en su discurso de los 188 aniversario del país”, concluyó el analista.