Home / Portada / Seguridad industrial, un concepto ignorado

Seguridad industrial, un concepto ignorado

Twitter16Facebook18

La Prensa.- En la ciudad de La Paz debido a su crecimiento demográfico y la necesidad de subsistir, los habitantes optan por algunos oficios que son sumamente riesgosos. Según el Ministerio de Trabajo, los empleos u oficios más peligrosos están en el sector de la construcción, en la recolección de basura y los agentes de parada de Policía.

El responsable del área de Seguridad Industrial del Ministerio de Trabajo, Antonio Quisbert, informó que uno de los factores de riesgo para los trabajadores en construcción y de recolección de basura es la falta de indumentaria para realizar las tareas y de adecuadas condiciones de trabajo, lo que deriva en accidentes, enfermedades, lesiones leves y graves y, en algunos casos, hasta la muerte.

La autoridad aseguró que “de acuerdo a la tasa de accidentabilidad donde hay más incidentes es en la industria de la construcción, que tiene una subdivisión, los de autoconstrucción y los de contrato. En autoconstrucción son días, semanas de trabajo, pero los riesgos son tan elevados como de los de contrato”.

LOS AGENTES DE PARADA. Pese a que las instituciones de seguridad del Estado no están incluidas dentro la normativa la Ley General de Seguridad Higiene Ocupacional y Bienestar, en opinión del responsable de Seguridad Industrial, los agentes de parada de la Policía deberían estar incluidos por el riesgo laboral al que están expuestos.

“Desde el punto de vista de seguridad e higiene ocupacional, debería verse al agente de parada, porque él está expuesto a riesgos ocupacionales. Soportan ruido, contaminación química, gases, polvo, humo, el aspecto psicosocial o la presión”, además están expuestos “a la posición ergonómica, de pie”.

LA CONSTRUCCIÓN. El sector de la construcción, explicó Antonio Quisbert, del Ministerio del Trabajo, se divide también en tres grupos, aquellos que trabajan en el subsuelo o espacios confinados, trabajadores de superficie y en altura. Los trabajadores en espacios confinados, como obreros encargados de la limpieza de las bóvedas de los ríos de la ciudad de La Paz, trabajadores de telefonía y del suministro de agua potable son quienes están expuestos a riesgos por el tipo de trabajo.

Los obreros de construcción en espacio bajo superficie, en su mayoría, no cuentan con los implementos necesarios y obligatorios para trabajar: overol, guantes, botas, lentes protectores, cascos, iluminación, tapones para oídos por los altos decibeles dentro de las bóvedas y un sistema de alarma para prevenir cualquier hecho lamentable; además están expuestos a sufrir diferentes problemas de salud y de protección física.

“El nivel de ruido en una bóveda, en el caso (del río) Choqueyapu, supera los 100 o 110 decibeles. Entonces, la protección auditiva es esencial, porque el movimiento del cuerpo de agua, al margen de la seguridad ocupacional, ruido, vibraciones, contaminantes químicos y, lo principal, contaminantes biológicos como virus, bacterias rickettsias, hongos, una flora fantástica bacterial, pueden causar un efecto, en muchos de los casos, de reacción inmediata”.

DE SUPERFICIE Y ALTURA. Los constructores de superficie están expuestos principalmente a caídas, explicó Quisbert, se divide también en tres grupos, aquellos que trabajan en el subsuel, golpes contra objetos fijos y las cargas excesivas que superan las permitidas por las normas internacionales, 45 kilos para varones y 25 para mujeres. Esta norma es incumplida en la mayoría de las edificaciones porque las “bolsas de cemento pesan 50 kilos”.

En el caso de los obreros de altura, el principal problema es la falta de arneses para evitar una caída por alguna circunstancia en construcciones superiores a los ocho metros de altura. En ambos casos, también, se recomienda la utilización de los implementos básicos de seguridad overol, guantes, botas, lentes protectores y cascos.

Según un informe de la Confederación Sindical de Trabajadores en Construcción de Bolivia, a causa de la ausencia de un adecuado sistema y equipos de seguridad que los contratistas y propietarios de las empresas constructoras obvian al momento de erigir nuevos edificios en la sede de Gobierno, en este primer semestre de 2013, se registraron al menos 11 muertes en ese sector.

Twitter16Facebook18